Multinacionales de bebidas y alimentación aplican la refrigeración inteligente contra el calentamiento global

Multinacionales de bebidas y alimentación aplican la refrigeración inteligente contra el calentamiento global

En un año evitaron la salida a la atmósfera de 27 millones de toneladas de CO2, equivalente a las emisiones de 5,5 millones de automóviles
11 Septiembre 2016

Las multinacionales miembros de Refrigerants, Naturally! -entre las que se encuentran Coca-Cola, Pepsi, Red Bull, SABMiller y Unilever- han instalado más de 4,5 millones de unidades que utilizan refrigerantes naturales, con lo que  han evitado la salida a la atmósfera de 27 millones de toneladas de CO2 . Esta cifra es el equivalente a las emisiones de más de 5,5 millones de automóviles en un año. Greenpeace apoya desde sus inicios, hace ya diez años, esta plataforma de fabricantes de refrescos, bebidas, alimentación y restauración que utiliza un dispositivo de refrigeración que evita el uso de gases fluorados. McDonald’s fue uno de los fundadores, aunque ahora no aparece junto a las otras compañías.

Todos los miembros de esta plataforma se han comprometido a eliminar los gases fluorados nocivos en sus aparatos de refrigeración en el punto de venta. “Compartimos el compromiso de eliminar los gases fluorados, como los clorofluorocarbonos (CFC), los hidroclorofluorocarburos (HCFC) y los hidrofluorocarbonos (HFC). Sustituimos los gases nocivos de efecto invernadero en las unidades de congelación por refrigerantes naturales Estamos convencidos de que las tecnologías alternativas son seguras, eficientes y fiables, al tiempo que ofrecen beneficios ambientales” señalan en la web. Esta iniciativa es también apoyada por el Programa Ambiental de las Naciones Unidas (PNUMA).

La concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera se encuentra en su punto más alto y la contribución de los HFC está creciendo. Una alternativa sostenible para los HFC son los refrigerantes naturales: hidrocarburos como el propano y el isobutano, dióxido de carbono, amoniaco, agua o aire. Todos ellos se pueden encontrar en la naturaleza. Los refrigerantes sintéticos, que contribuyen al calentamiento global hasta 4.000 veces más que el CO 2, tienen un impacto negativo en la atmósfera. Hasta el punto de que pueden destruir la capa protectora de ozono y hacer que los rayos ultravioletas pueden llegar a la superficie. De acuerdo con la última evaluación científica hecha pública por la Organización Mundial de Meteorología y el PNUMA la capa de ozono podría recuperarse en gran medida en el año 2050.

Refrigerants, Naturally! hace actualmente lobby en la UE en los reglamentos relacionados con la implementación de los gases fluorados y participa en proyectos de interés para la refrigeración de supermercados, tales como el proyecto financiado por la Unión Europea SuperSmart Horizonte 2020. “Los sistemas de refrigerantes naturales ya están ampliamente distribuidos en todos los países europeos”, según confirma la secretaria general de la plataforma.

Fuente: La Celosía

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario