Muchos fabricantes de coches publican sistemáticamente datos de consumos y emisiones muy inferiores a los reales en condiciones normales de uso

Muchos fabricantes de coches publican sistemáticamente datos de consumos y emisiones muy inferiores a los reales en condiciones normales de uso

El caso Volskwagen solo es la punta del iceberg, según la ONG ambientalista Transport & Environment
7 Noviembre 2015

La diferencia entre lo que declaran los fabricantes sobre las emisiones y el consumo de combustible de sus coches y el comportamiento en mundo real de esos mismos coches ha aumentado desde el ocho a 40 por ciento en poco más de una década, según una ONG ambientalista de la UE.

Al mismo tiempo que Volkswagen ocupaba los titulares como el primer fabricante que reconocía falsear las emisiones, la ONG  Transport & Environment (T&E) con sede en Bruselas afirmaba que muchas otras empresas son sospechosos de manipular los resultados de los ensayos, como demuestra en un informe publicado en setiembre de este año (ver enlace más abajo).

Otros presuntos culpables incluyen Peugeot, General Motors y BMW. En su informe, T & E dice: "En los últimos dos o tres años, todos los principales fabricantes de automóviles - con la posible excepción de Fiat - se han convertido en expertos en el uso de "flexibilidad" en los ensayos, de manera que todos los fabricantes de automóviles tienen ahora una diferencia (entre lo que declaran y lo real) de un 25 por ciento o más."
El gerente de vehículos limpios T&E, Greg Archer dijo, "el escándalo Volkswagen ed sólo la punta del iceberg y lo que hay debajo es el abuso generalizado por los fabricantes de automóviles de las reglas de los ensayos."

Como era de esperar, advertir a T & E, estas diferencias  entre el rendimiento declarado y el real están socavando las normas de la UE para reducir las emisiones de CO2 y obstaculizan los esfuerzos para alcanzar los objetivos de reducción de emisiones de la UE para el año 2030. Según el informe, los resultados de las pruebas distorsionadas agregarán "1.500 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera en 2030, [...]aumentando las posibilidades de un cambio climático peligroso e incontrolable ".

Y esto no es sólo perjudicial para la salud de las personas, advierte Archer, también está perjudicando la economía de Europa. "Los resultados de las pruebas distorsionadas engañan a los conductores, que logran una economía de combustible mucho menor que la que se promete en la publicidad, con un coste para un automovilista típico de alrededor de  450 euros al año en costos adicionales de combustible en comparación con lo que se podría esperar de los resultados oficiales de la prueba."

Esto, sostiene Archer, significa que "el resto de la economía de la UE se ve frenada debido a los gastos adicionales, pues es dinero que la gente podría haber gastado en viajes, por ejemplo."

El informe también advierte que, "En 2030, la creciente diferencia requerirá que los conductores gasten en conjunto 1.000 millones de euros de más en combustible".

Archer agregó que, "el problema va a empeorar porque los fabricantes encontrarán nuevas maneras de manipular las pruebas." En la actualidad, dijo, "los ensayos se realizan en gran medida en un laboratorio y están mal especificados, por lo que los fabricantes pueden utilizar las lagunas para obtener resultados artificialmente bajos, por ejemplo cargando la batería externamente para que el motor del coche no soporte carga alguna, ... y utilizando neumáticos especialmente preparados y el ajuste de los frenos ".
 
Fuente: The Parliament magazine

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario