La mitad de las mayores empresas del mundo obstruyen los cambios legislativos en favor del clima

La mitad de las mayores empresas del mundo obstruyen los cambios legislativos en favor del clima

Aunque la mayoría de los presidentes de las grandes empresas sostienen que dirigen sus empresas para mejorar todos los estándares medioambientales, los políticos se muestran muy escépticos sobre esta pretendida buena voluntad
18 Octubre 2015

Un estudio exhaustivo sobre la influencia que ejercen las grandes multinacionales y las asociaciones empresariales a nivel internacional en la legislación para frenar el cambio climático, muestra que el 45% de las 100 mayores compañías del mundo tratan de obstruir las normas en favor del medioambiente, y el 95% de las grandes multinacionales pertenecen a asociaciones empresariales y lobbies que actúan con el mismo espíritu de impedir o retrasar las leyes medioambientales que tratan de detener el cambio climático.

El estudio lo ha realizado InfluenceMap, una nueva organización independiente sin ánimo de lucro con sede en Reino Unido, que está sostenida por las fundaciones Tellus Mater y Joseph Rowntree Charitable Trust, ambas caracterizadas por su apoyo al capitalismo sostenible. Ha utilizado un método de investigación desarrollado por la Union of Concerned Scientists. El análisis se ha realizado sobre 100 multinacionales, entre las que figuran las españolas Iberdrola y Telefónica, y 30 organizaciones empresariales.

Influencemap recuerda que aunque la mayoría de los presidentes y consejeros delegados de las grandes empresas sostienen que dirigen sus empresas para mejorar todos los estándares medioambientales, los políticos se muestran muy escépticos sobre esta pretendida buena voluntad y denuncian que la influencia de las grandes empresas continúa siendo un factor decisivo para ablandar el proceso legislativo. Para llevar a cabo la puntuación de las empresas, su grado de influencia y capacidad de obstrucción, los autores del nuevo modelo métrico se apoyan en buena medida en las recomendaciones realizadas por tres agencias de Naciones Unidas en el informe Caring for Climate, en el que se reclama a las empresas que sean transparentes y alineen su influencia internamente y externamente, ya que muchas aseguran sostener una política medioambiental que no coincide con la que reclaman asociaciones en las que son miembros. Caring for Climate pide también a las multinacionales que apoyen la legislación sobre el clima, que próximamente debería marcar un hito con motivo de la cumbre de París, y dejen de obstruirla.

Influencemap mide también el obstruccionismo de los lobbies a la legislación del clima

La aparición de esta nueva métrica es relevante ya que los gestores de fondos cada vez aplican más criterios medioambientales en la elección de las empresas para sus inversiones. La clasificación concede cinco grados, B, C, D, E y F, y dentro de cada uno tres niveles, menos, más y neutro, siendo en ese orden de mejor a peor. Además concede una puntuación para determinar el grado de compromiso con las políticas de cambio climático. Las diez empresas menos obstructivas son Google, Unilever, Cisco, Glaxo, Deutsche Telecom, National Grid,  Vodavone, Nestlé, Apple y Anheuser Busch, estando las seis primeras en el nivel B. En los peores lugares de Europa se encuentran BP, BASF, Lukoil, Rio Tinto, Bayer y Total.

Telefónica ocupa el puesto 12, en C+ e Iberdrola, el 18, en el nivel C, siendo mayor el compromiso de la eléctrica, algo obvio por encuadrarse en un sector muy sensible a las políticas medioambientales, con una puntuación de 42 frente a 20 de la empresa de telecomunicaciones. Telefónica es, no obstante, la que mejor puntúa en compromiso dentro de las telecos, mientras que Iberdrola es superada por EDF y EON.

El informe mide la influencia de cada empresa más allá de las actividades de lobby, como son las donaciones, e incluye el control del discurso público sobre los temas medioambientales mediante los recursos que dedica a la publicidad en medios de comunicación, relaciones públicas, etcétera, además de la utilización de órganos influyentes como las asociaciones y grupos de apoyo. Influencemap cuenta con  una metodología que abarca todas estas cuestiones.

Cuando analiza los lobbies, la nueva herramienta califica en Europa en la peor posición a la patronal francesa, Medef, seguida de las organizaciones empresariales del sector químico europeo y alemán, y de la industria automovilística, y en los mejores puestos están la patronal de la industria del Reino Unido, el consejo internacional de asociaciones de industrias químicas, la Cámara de Comercio Internacional, la patronal de automoción alemana y el lobby eléctrico europeo.

Fuente: La Celosía

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario