Llevan 50.000 firmas al juzgado para pedir más seguridad en la construcción de una presa

Llevan 50.000 firmas al juzgado para pedir más seguridad en la construcción de una presa

Cuatro años después del accidente en el que murieron cuatro trabajadores, la instrucción penal aún no ha terminado
13 Octubre 2015

La representación legal de la familia de una de las víctimas del accidente en el que fallecieron 4 trabajadores en la presa de Castrovido ha presentado en el juzgado de Salas 50.000 firmas para que figuren en el procedimiento abierto y para recordar a Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) que debe velar por la seguridad en sus obras. Amparo Rodríguez, hermana de una topógrafa que pereció en octubre de 2011 junto a 3 compañeros al desplomarse una cubeta de hormigón, ha alcanzado  todos esos apoyos desde julio de 2013. Casi 40.000 han llegado a través de internet y la plataforma charge.org y en torno a 10.000 los ha logrado de manera presencial.

Amparo Rodríguez, que sigue de cerca la instrucción del proceso, explica que comenzó con la recogida para pedir a la constructora «que garantice la seguridad y evite las cargas suspendidas sobre los trabajadores».

La instrucción penal del caso continúa casi cuatro años después. El juzgado de Salas de los Infantes llamará en los próximos días a declarar a como testigos a más responsables de la empresa constructora, a petición de la Fiscalía. Por ello todavía habrá que esperar a qué decisión toma la jueza sobre posibles imputaciones.

En el ámbito social todas las responsabilidades están claras. La Sala de lo Social del TSJ de Castilla y León dictó sentencia y dejó claro que el siniestro se produjo «como consecuencia de la caída de la cuba de hormigón, por desplome del sistema, con deficiencia de mantenimiento (soldadura y posible oxidación)» sobre las personas que realizaban labores de encofrado y replanteos topográficos, a los que nadie indicó «que se movieran o dejasen su trabajo mientras se transportaba el hormigón» en la cuba que cayó sobre ellos. Y consideró que FCC Construcción S.A es responsable en exclusiva de las infracciones en materia de seguridad y salud laboral que tan «gravísimas consecuencias» tuvieron el 5 de octubre de 2011.

Fue precisamente tras salir a la luz dicho fallo judicial, publicado por este periódico, cuando más personas se animaron a plasmar su firma para exigir mayores medidas de seguridad a la empresa.

Además, la Inspección de Trabajo ya consideró en 2013 que la empresa FCC, adjudicataria de las obras de la presa de Castrovido, incurrió en una infracción muy grave el día del accidente laboral en el que murieron cuatro empleados de la empresa que trabajaban en el bloque 18 del proyecto. Por ello, le impuso una multa que asciende a 163.956 euros.

La Administración laboral responsabilizaba a la constructora de incumplir el apartado 10 del artículo 13 de la Ley de Infracciones y Sanciones del Orden Social. Según el informe de Trabajo, la empresa «no adoptó cualesquiera otras medidas preventivas aplicables a las condiciones de trabajo en ejecución de la normativa sobre prevención de riesgos laborales de las que se derive un riesgo grave e inminente para la seguridad y salud de los trabajadores», reza el texto legal.

En el mes de mayo comenzó el grueso de la campaña de obras en Castrovido. De cumplirse las previsiones marcadas por la CHD, cuando concluya el presente año actual se habrá alcanzado el 93,5% de la construcción de la infraestructura. El año 2014 terminó con un volumen total de 594.000 metros cúbicos de hormigón, lo que supone el 74% del total de la presa, que necesitará para completarse 800.000 metros cúbicos. Según las previsiones, el 2015 acabará con 749.000 metros cúbicos construidos si finalmente se hormigonan los metros cúbicos proyectados desde de la CHD para este campaña, 155.000.

Fuente: Diario de Burgos

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario