Liposucción con nanopartículas de oro

Liposucción con nanopartículas de oro

Una nueva y prometedora técnica, aún en pruebas
27 Septiembre 2014

Los científicos han descubierto que pequeñas partículas de oro inyectadas en los tejidos grasos pueden ofrecer una forma nueva y potencialmente más segura para llevar a cabo los procedimientos de liposucción. La liposucción, por definición, es el proceso de eliminar el exceso de grasa que se encuentra debajo de la piel por succión. Aunque la liposucción tiene buena reputación como una cirugía cosmética de bajo riesgo, este procedimiento no está exento de problemas. Uno de los problemas principales deriva del hecho de que la grasa no es una característica aislada del cuerpo. En pocas palabras, los nervios y otros tejidos próximos a la grasa pueden ser eliminados junto ella. Investigaciones recientes muestran que las nanopartículas de oro pueden ser la solución a este problema.

Los problemas asociados con la liposucción se merecen un poco de atención, ya que es una de las cirugías plásticas más comúnmente realizadas. 
La clave de la utilidad de las nanopartículas de oro es su capacidad para calentarse cuando se exponen a las ondas electromagnéticas. Las nanopartículas de oro se pueden calentar muy fácilmente utilizando luz infrarroja, una forma de radiación electromagnética que puede penetrar directamente a través de la piel. Por lo tanto, el procedimiento propuesto implicaría la inyección de las nanopartículas en la grasa que está programada para ser eliminado. Los cirujanos entonces iluminarían el área de piel por encima del tejido graso con luz infrarroja, que pasaría a través de la piel y sería absorbida por las nanopartículas de oro. Cuando esto sucede, las nanopartículas se calientan. Meidante el uso de luz infrarroja, las nanopartículas pueden ser calentada hasta el punto en que realmente derriten la grasa que los rodea. Con este método no hay necesidad de preocuparse de que los nervios y el tejido conectivo se calienten demasiado y se dañen debido a que la temperatura a la que funde la grasa es inferior a la temperatura a la que los nervios y tejido conectivo se ven afectados. Siguiendo este procedimiento, la grasa fundida se retira utilizando técnicas de succión que ya han sido establecidos. Esto permite la fusión selectiva y la eliminación de la grasa no deseada, pero deja el tejido conectivo sensible y los nervios, intactos.

Esta técnica de liposucción todavía está siendo probada en animales. Sin embargo, los resultados ya son prometedores. El siguiente paso es llevar a cabo estas pruebas en seres humanos. Si todo va según lo previsto, se espera que este nuevo método de liposucción se aplicará en el año 2017.

Quedan sin embargo preguntas en el aire: ¿La disminución de los costos asociados con la reducción de las complicaciones será compensada por el aumento de los costos asociados con el uso de un metal tan precioso como el oro? ¿Y habrá alguna nanopartículas de oro que quede en el tejido, o todas serán eliminadas con la grasa?

Fuente: Sustainable-nano.com

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario