Lesiones profesionales de los músicos

Lesiones profesionales de los músicos

El 75% ha tenido lesiones, que en mucho casos les ha obligado a dejar su trabajo
14 Junio 2016

La de músico es una profesión sufrida por muchos motivos, entre otros, el dolor físico. Tres de cada cuatro músicos han padecido lesiones por su trabajo, que en muchos casos les impiden seguir tocando. Sin embargo, el tema es todavía un tabú y los intérpretes reciben poca atención asistencial. Médicos y fisioterapeutas especialistas en este tipo de casos luchan  para conseguir el reconocimiento que se le ha concedido a la medicina del deporte.

Tres kilos de saxo rodean el cuello de su dueño con una correa. Medio kilo de violín –sin mentonera– se sostiene por un juego de mandíbula. Una viola de un kilo y un violonchelo de nueve lo acompañan a las cuerdas. El peso es un detalle importante en la calidad de un instrumento. Sin embargo, pocas veces se piensa en las consecuencias para la salud de llevarlo colgado del cuello o sostenido con la cabeza ladeada para tocarlo durante las horas y horas de ensayo que requieren movimientos de labios y manos ágiles.

Desde la época de los grandes pianistas alemanes y austríacos hasta el día de hoy los problemas de dolor causados por tocar un instrumento siempre han sido habituales entre los profesionales.

La Federación Estadounidense de Músicos encargó en 1988 una encuesta nacional entre casi 50 orquestas para conocer la salud de más de 2.000 artistas. Un 82% había pasado por incidentes médicos, mientras que tres cuartas partes declararon tener al menos un “problema serio” con consecuencias para su interpretación. Además la mitad de ellos sufrían dolor musculoesquelético en zonas que coincidían con las áreas donde interpretaban el instrumento como los dedos, la mano, el cuello y la espalda.

En Cataluña Jaume Rosset, director médico del Instituto del Arte de Terrassa, un centro asistencial pionero en España, llevó a cabo un estudio similar con 1.639 músicos. Tres de cada cuatro encuestados aseguraba tener o haber tenido algún problema durante su carrera musical, mientras que al 37,3% de ellos les supuso un empeoramiento de la técnica, según recoge en un estudio publicado a finales de 2010.

Las lesiones van en aumento y las más comunes se localizan en el sistema musculoesquelético, sobre todo entre los intérpretes de instrumentos de cuerda.La edad es otro factor que pasa factura. La orquesta cubana Buena Vista Social Club está formada por músicos de 22 a 91 años, y la mayoría ronda las 54 primaveras. Los artistas que superaban los 60 años sufrieron algún problema musculoesquelético (89%) durante el último año, muchos más que los jóvenes (67%), según recoge el médico cubano Luis Heredia en una investigación del año pasado.

 “Los músicos son los profesionales que más se lesionan”, comenta Rosset a Sinc desde su consulta. Este médico especialista asegura que entre un 10% y un 15% de los músicos de las orquestas están lesionados, a pesar de que muchos de los gerentes ni lo sepan. “La lesión es un tabú y aunque tengan derecho a una baja algunos prefieren tomar días de permiso o excedencias para no ser descubiertos”, asegura. Según él, en la profesión musical, lesionarse se asocia con una mala técnica y muchos sufren por su futuro.

Un músico repite un determinado tipo de movimientos muchas veces cada día. Los intérpretes de instrumentos de viento son los únicos que, de tanto soplar, presentan lesiones en el músculo ‘besador’ que rodea la boca. Los guitarristas, baterías, demás percusionistas y pianistas comparten lesiones de tendón aunque los gestos de sus manos sean diferentes. A los violinistas se les reconoce por una mancha en el cuello que a veces puede conllevar molestias. “La aparición de una lesión depende de la capacidad de adaptación de la persona”, resume Rosset.

Los buenos hábitos, entre los que se destaca la higiene postural, pueden evitar los problemas y dolores asociados a tocar un instrumento.

Limitar la práctica diaria del instrumento, evitar la monotonía, hacer ejercicios mecánicos de los dedos, aportar aspectos de teoría musical en la práctica, prestar atención a las cuestiones de salud haciendo estiramientos y paseos regulares al aire libre son elementos que contribuyen a desarrollar una mayor resiliencia y acelerar el ritmo de aprendizaje.

Rosset recuerda que “la música siempre se ha asociado con bienestar y equilibro emocional”, quizás por eso es “difícil que los músicos y su público reconozcan los riesgos que tiene para la salud”.

Fuente: Agencia Sinc

Imagen: Wikipedia

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario