Introducción del salario mínimo en Alemania

Introducción del salario mínimo en Alemania

Hay voces discrepantes
20 Enero 2014

Entre los acuerdos para formar el nuevo gobierno alemán, uno de los que ha despertado más atención es la introducción - por primera vez en ese país - de un salario mínimo que está previsto que llegue a 8,5 euros por hora en 2015. Si bien la medida ha sido aplaudida por muchos analistas, no todo el mundo la considera positiva. Por ejemplo, el director del Institute for the Study of Labor (IZA). Establecido en Bonn en 1998, el IZA es un centro privado independiente dedicado a la investigación económica y centrado en el análisis global de los mercados de trabajo. Colaboran en sus actividades alrededor de 1.300 economistas de más de 45 países. En el último número de la revista del IZA, su director el Doctor Klaus F. Zimmerman ha publicado un artículo de opinión con el título de "Falsas esperanzas en el salario mínimo en Alemania". Esta es la traducción:

La nueva coalición de gobierno alemán está planeando la introducción gradual de un salario mínimo nacional de 8,50 euros por hora. Este es un paso valiente que coloca a Alemania entre los líderes mundiales en términos de salarios mínimos impuestos por las autoridades. Una simulación basada en datos del Panel Socioeconómico Alemán (GSOEP) muestra que 4,5 millones de personas - el 15 por ciento de todos los empleados en Alemania - se verían afectados. La mayoría de los jóvenes trabajadores menores de 25 años de edad están por debajo de ese umbral. En toda Europa, sólo Francia tiene un mayor salario mínimo de 9,43 euros. En particular, es en dicho país donde el desempleo juvenil se elevó a casi un 26 por ciento a finales de 2012.

Los mercados tendrán dificultades para adaptarse a esta nueva situación . Muchos sectores tienen actualmente convenios colectivos con salarios por debajo del mínimo previsto. Por otra parte, los sistemas de apoyo a la renta en Alemania son muy complejos . Dada la garantía constitucional contra la pobreza, los salarios más bajos tienen derecho a recibir subsidios que complementan sus ingresos laborales. Para aquellos que no tienen empleo, existen ayudas de acuerdo con la legislación " Hartz IV ". Como Alemania no tiene ninguna experiencia en absoluto con un salario mínimo nacional, el país está pisando un nuevo camino - que, en todo caso, proporcionará a la investigación económica una gran cantidad de material para nuevos estudios.

En los entornos de investigación y políticos internacionales, los planes alemanes han causado cierto asombro. Sin duda, muchos países tienen un salario mínimo - pero en un nivel mucho más bajo, en el que el daño que puede hacer es limitado. El salario mínimo de 7,25 dólares EE.UU. , por ejemplo, es equivalente a alrededor de cinco euros. Menos del tres por ciento de los trabajadores estadounidenses entran en esta categoría . Expertos como Paul Krugman, que están a favor del aumento del salario mínimo para estimular la economía de EE.UU. , sin duda aplaudirían el salario mínimo alemán como un medio para fortalecer el poder adquisitivo de las masas. Esto podría ser visto como la contribución de Alemania para impulsar el consumo interno de forma que el aumento de las importaciones reducirían el gran superávit comercial del país  acallando así las críticas al milagro exportador alemán.

Pero es mucho más probable que una gran parte de los nuevos puestos de trabajo en el sector de bajos salarios, que se han creado en los últimos años , vuelva a desaparecer en poco tiempo. Esto socavaría la flexibilidad recientemente alcanzada en el mercado de trabajo alemán, que se debe en parte a las diversas formas de empleo marginal. Es importante señalar que las pérdidas de empleo no necesariamente se limitarán a aquellos que actualmente ganan menos del salario mínimo previsto. Si las empresas se enfrentan a una menor demanda de sus productos después de subir los precios en respuesta al aumento de los costos de mano de obra, también pueden recurrir al despido de empleados poco cualificados que trabajan en empleos regulares a tiempo completo por encima del salario mínimo.

Los trabajadores con bajos salarios en Alemania no suelen ser personas poco cualificadas. La mayoría de ellos no son los únicos que aportan un salario a su familia, ni viven en hogares con un alto riesgo de pobreza. Por lo tanto, contrariamente a lo que el movimiento a favor del salario mínimo ha estado propagando, los salarios mínimos no son un instrumento adecuado para la redistribución de la renta. Los estudios han demostrado que la introducción de un salario mínimo en Alemania no lograría hacer que los ingresos familiares  sean "socialmente más justos".

Dado que la situación de los hogares de bajos ingresos es poco probable que mejore como resultado del salario mínimo, no habrá aumento en el consumo y, en consecuencia, tampoco un aumento de las importaciones. El salario mínimo reducirá aún más el papel de los sindicatos, que pierden un incentivo para luchar por los intereses de los trabajadores en ausencia de la intervención del gobierno. Lo que queda es el estado de ánimo de autocomplacencia entre los políticos que sienten que han " hecho lo correcto".
Fuente: IZA

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario