La interminable historia del glifosato: seguridad alimentaria de la UE concluye que probablemente no sea cancerígeno

La interminable historia del glifosato: seguridad alimentaria de la UE concluye que probablemente no sea cancerígeno

En abierta contradicción con la Agencia Internacional para la Investigación contra el Cáncer (IARC) de las Naciones Unidas
9 Diciembre 2015

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), una de las agencias de la UE, asegura que el glifosato, uno de los herbicidas más utilizados en el mundo, “probablemente” no provoca cáncer, lo cual difiere de las conclusiones de otras investigaciones realizadas por una agencia de Naciones Unidas.

El glifosato fue utilizado por primera vez como ingrediente activo en el herbicida Roundup, fabricado por la multinacional del sector agrícola Monsanto, pero ya se produce de manera genérica en todo el mundo, según informa EurActiv.com

En ese sentido, la EFSA asegura que “el glifosato probablemente no tiene un peligro cancerígeno para los seres humanos, y la evidencia no apoya la clasificación respecto a su potencial cancerígeno según la (legislación de la UE)”.

No obstante, la agencia de la UE propone un límite a la dosis diaria segura, de 0,5 miligramos por kilogramo de peso corporal. Eso significa que una persona que pese 80 kilogramos podría ingerir alimentos que contuvieran 40 miligramos de glifosato por día durante el resto de su vida.    

Las conclusiones de la EFSA se contradicen con las de la Agencia Internacional para la Investigación contra el Cáncer de las Naciones Unidas (IARC, por sus siglas en inglés), la misma que recientemente levantó la polémica mundial por el posible potencial cancerígeno del consumo excesivo de carnes procesadas y rojas.

De hecho, la IARC aseguró en un informe de marzo pasado que Roundup era “probablemente” cancerígeno.

Los cultivos de Monsanto están diseñados específicamente para resistir los productos a base de glifosato, permitiendo a los productores rociar los campos de manera indiscriminada con ese herbicida, para fumigar.

Los activistas contrarios a los Organismos Genéticamente Modificados (OGM) se mostraron escandalizados por la decisión de la EFSA, y acusaron a la UE de ceder ante las presiones de Monsanto y de otros poderosos lobbies europeos del sector alimentario. 

“Las garantías de seguridad de la EFSA sobre el glifosato dejan graves interrogantes sobre su independencia científica”, aseguró Franziska Achterberg, experta en asuntos políticos de Greenpeace.   

“Gran parte de su informe está tomado directamente de estudios sin publicar encargados por productores de glifosato”, agregó la experta.

La conclusión de la EFSA será utilizada por la Comisión Europea para decidir si amplía el actual período de aprobación para el glifosato, que expira el próximo 31 de diciembre.

La EFSA es una agencia de la UE que proporciona asesoramiento científico independiente y comunica sobre los riesgos existentes y probables asociados a la cadena alimentaria. Fue creada en febrero de 2002 y tiene su sede en Parma, Italia.

Fuente: Euractiv

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario