Un informe científico "suprimido" por la Unión Europea podría haber conducido a la prohibición de 31 pesticidas con ventas de miles de millones de euros

Un informe científico "suprimido" por la Unión Europea podría haber conducido a la prohibición de 31 pesticidas con ventas de miles de millones de euros

Disputas internas en la Comisión Europea y la presión de los fabricantes condujeron a ignorarlo
20 Febrero 2015

Un informe científico recomendaba maneras de identificar los disruptores endocrino en los pesticidas vinculados con anomalías fetales, mutaciones genitales, infertilidad y otras enfermedades como el. Nada menos que 31 de los pesticidas con un valor de mercado de miles de millones de libras podrían haber sido prohibidos debido a los riesgos potenciales para la salud, si un documento de la UE bloqueado sobre los productos químicos similares a las hormonas hubiera seguido su tramitación, según ha sabido The Guardian.

El documento, visto por The Guardian, recomienda maneras de identificar y categorizar los disruptores endocrinos (EDC) que los científicos vinculan a un aumento de anomalías fetales, mutaciones genitales, infertilidad, y efectos adversos para la salud que van desde el cáncer a la pérdida de coeficiente intelectual.

Fuentes de la Comisión afirman que el papel fue enterrado por los principales funcionarios de la UE bajo la presión de las grandes empresas químicas que utilizan los EDC en artículos de tocador, plásticos y cosméticos, a pesar de un costo anual para la salud que se estima en cientos de millones de euros.

El documento no publicado de la UE dice que los riesgos asociados con la exposición a los EDC  incluso de baja potencia es tan grande que la potencia por sí sola no debe servir de base para que los productos químicos sean aprobado para su uso. Los criterios propuestos para la categorizaciones de los CDE - junto con la estrategia para su implementación propuesta - hubiera hecho posible que la Unión europea prohibiera el uso de los más peligrosos el año pasado.

Pero funcionarios de la Comisión dicen que bajo la presión de los principales actores de la industria química, como Bayer y BASF, se bloquearon los criterios. En su lugar, se eligieron opciones menos estrictas, junto con un plan para una evaluación de impacto que no se espera que esté finalizada hasta 2016.

"Estábamos listos para llevar adelante los criterios y una propuesta de estrategia, pero la oficina del secretario general nos dijo que nos olvidásemos de ello," dijo a The Guardian una fuente de la Comisión. "Efectivamente se suprimieron los criterios. Hemos permitido que se diese la vuelta a la legislación sobre biocidas y plaguicidas".

Pero Catherine Day, la poderosa secretaria general de la UE, echó la culpa a la falta de comunicación entre la Comisaría de Salud de la Comisión (Sanco) y la de Medio ambiente (ENVI) departamentos, que comparten la responsabilidad del documento.

"Estaban trabajando en diferentes direcciones, que no tenían sentido por lo que la Secretaría General intervino para obligarlos a hacer una evaluación de impacto conjunta con el objetivo de tener un análisis en el que la Comisión pudiese basarse", dijo a The Guardian. "La Comisión no tiene ninguna obligación de publicar los documentos internos de trabajo", dijo otro portavoz de la Comisión. "Como ustedes saben, la Comisión Europea actúa con plena independencia y en interés general europeo." Todo esto sucedió, al parecer, a finales de 2013.

Angeliki Lyssimachou, un toxicólogo ambiental de Pesticides Action Europe Network (PAN), dijo: "Si las recomendaciones del proyecto  se hubieran aplicado correctamente por la Comisión, 31 pesticidas hubieran sido prohibidos en cumplimiento del mandato del reglamento de plaguicidas de proteger los seres humanos y el medio ambiente de la exposición crónica a bajo nivel a plaguicidas disruptores endocrinos".

Jean-Charles Bocquet, el director de la European Crop Protection Association (ECPA), dijo que en el "peor escenario posible", hasta 60 productos en el mercado todavía podrían verse amenazados con producir transtornos endocrinos, lo que daría lugar a su retirada del mercado. Estos productos, muchos de ellos de la familia triazol, representan más del 40% del mercado europeo, con un valor de € 8-9bn (6-6.8bn £), según ECPA.

Fuente: The Guardian

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Comentarios

Imagen de SILVANA RUIZ DARIAS

Muy buen artículo...yo me pregunto, en que planeta planean vivir los dirigentes políticos para que el desastre medioambiental en todos sus aspectos, no los afecte?. Cómo pueden preferir un beneficio económico (porque detrás de todas las incongruencias hay dinero de por medio) a un mundo donde puedan vivir con salud sin temor a beber el agua o comer alimentos contaminados??
Estamos gobernados por inescrupulosos y gente descerebrada que se cree a salvo por vivir en un barrio selecto o comer en restaurantes caros... habría que avisarles que todos respiramos el mismo aire, comemos alimentos que han sido modificados o contaminados con agroquímicos mundialmente utilizados y de éso no van a escapar.
Debemos exigir a los gobiernos un cambio de conducta radical en cuanto a éstos temas, no es la balanza comercial la que nos salvará la vida.

Añadir nuevo comentario