Hace veinticinco años que el Exxon Valdez vertió 37.000 toneladas de petróleo en el mar de Alaska

Hace veinticinco años que el Exxon Valdez vertió 37.000 toneladas de petróleo en el mar de Alaska

Exxon tuvo que pagar más de 3.500 millones de dólares en indemnizaciones
5 Abril 2014

El buque petrolero Exxon Valdez (nombre compuesto formado por las palabras Exxon, empresa petrolera norteamericana propietaria del barco, y Valdez, nombre del puerto con el que operaba) salió de la terminal petrolera Valdez, en Alaska, a las 21:12 h. del 23 de marzo de 1989 (24 de marzo, según la hora local UTC) con destino a Long Beach, California. Uno de los prácticos del puerto guió a la embarcación a través de los Valdez Narrows antes de abandonar la nave y devolver el control a Joseph Jeffrey Hazelwood, capitán del barco. La embarcación maniobró fuera de la ruta, a fin de evitar el choque contra los icebergs. Después de la maniobra y poco después de las 23:00 h., Hazelwood dejó el puente de mando. Dejó al Tercer Oficial de cubierta Gregory Cousins a cargo del puente de mando y a Robert Kagan en el timón, pero estos dos miembros de la tripulación no habían descansado las seis horas que son obligatorias. La vía de salida del barco estaba cubierta por icebergs, así que el capitán, Hazelwood, solicitó permiso de la guardia costera para salir a través de la vía de entrada.

Alrededor de las 00:04 h., el buque petrolero Exxon Valdez golpeó el arrecife de coral conocido como Bligh Reef.  Al parecer el accidente se produjo por una incorrecta y negligente maniobra del buque, cuyo capitán había sido tratado por problemas serios con el alcohol, no  debidamente controlados con posterioridad, y que, como señaló castizamente el propio Tribunal Supremo norteamericano en su sentencia sobre el caso, el mismo día en que el petrolero "Exxon Valdez" zarpó del puerto de origen con destino a su tragedia "(he) downed at least five double vodkas in the water front bars of Valdez, an intake of about 15 ounces of 80-proof alcohol, enough ‘that a non-alcoholic would have passed out'".

En las seis próximas horas, el Exxon Valdez derramó aproximadamente 37.000 toneladas de petróleo que había cargado en Prudhoe Bay. El crudo derramado  afectó a más de 1.100 kilómetros de costa en Alaska, convirtiéndose en  el mayor derrame de petróleo en aguas de Estados Unidos hasta ese momento. Para la limpieza de la marea negra se utilizaron aspiradores, mangueras de agua caliente a presión y se trasladó el crudo que aún contenía el Exxon Valdez a otro petrolero.

A raíz del accidente  del "Exxon Valdez", su propietario debió hacer frente a numerosas facturas multimillonarias en concepto de gastos de limpieza de los daños producidos al entorno, multas derivadas de procedimientos penales e indemnizaciones de daños y perjuicios impuestas en procedimientos civiles, o en arreglos extrajudiciales, favorables a unos cuantos miles de damnificados en Alaska. En suma, un importe que ronda los 3.500 millones de dólares, cantidad que resulta estratosférica para cualquier ciudadano corriente, aunque hay quien ha querido destacar, para poner las cosas en perspectiva, que los beneficios del grupo Exxon en 2007 estuvieron en torno a los 40.600 millones de dólares EEUU (Los Angeles Times, June 26th, 2008).

El incidente puso a prueba la capacidad de respuesta de organizaciones locales, nacionales e industriales ante un desastre de gran magnitud. Muchos factores complicaron los esfuerzos del gobierno y la industria que participaron en la limpieza del derramamiento, entre ellos el tamaño del vertido y su localización remota en el Prince William Sound, accesible solamente en helicóptero y barco. El derramamiento planteó amenazas a la delicada cadena de alimientación en que se apoyaba la industria de la pesca profesional de Prince William Sound. También estaban en peligro diez millones de pájaros y aves acuáticas migratorias, centenares de nutrias del mar y docenas de otras especies de la orilla, tales como marsopas, leones de mar y diversas variedades de ballenas.

Veinticinco años después el derrame de petróleo del Exxon Valdez, sigue siendo una de las mayores catástrofes de origen humano de la historia y sus efectos sobre la fauna aún se siguen estudiando.

Fuente Propia: Prevención Integral & ORP Conference

¿Qué opinas de este artículo? Add a new comment to this page.

Añadir nuevo comentario