Grupo MGO en concurso de acreedores tras sacrificar la mitad de la plantilla

Grupo MGO en concurso de acreedores tras sacrificar la mitad de la plantilla

Los 395 despedidos en el último ERE no han percibido ni un euro, ni de las nóminas que les adeudan ni de la indemnización
3 Diciembre 2014

El pasado 20 de noviembre el Grupo MGO, especializado en prevención de riesgos laborales, entró en Concurso Voluntario de Acreedores, tras haberlo solicitado este verano. “Esta etapa la teníamos que pasar y ha llegado. Os aseguro que con el esfuerzo de todos vamos a pasarla con dignidad y valentía, y en un futuro no muy lejano volveremos a ser la mejor empresa del sector”, afirma Germán Burriel Bosch, director general de la compañía en un comunicado a los trabajadores.

Al mismo tiempo les adjunta un argumentario para que expliquen la situación actual con los razonamientos de la dirección. La gestión del equipo de Ricardo Martí Fluxá, ex secretario de Estado de Seguridad, ha colocado al Grupo MGO, en una ‘economía de guerra’, cuyos mayores sacrificios son para la plantilla.

 “Por desgracia, la situación de estos últimos 6 años de profunda crisis mundial, que se ha cebado de manera más agresiva en España, ha afectado a todas las empresas del sector, y MGO no ha sido una excepción”, explica en el argumentario la compañía.

A día de hoy –siempre según datos de la dirección-, MGO ha reestablecido el equilibrio entre gastos e ingresos gracias a las profundas medidas estructurales que se han tomado en los últimos 4 meses: ERE de 395 personas, ‘repliegue’ de 35 oficinas, outsourcing de procesos deficitarios no relacionados con el propio negocio (gestión de nóminas, monitorios, laboratorio y algunos software), planning de incorporación de tecnologías y adopción de medidas de reducción de gastos.

“Teniendo como política una auténtica y real “economía de guerra” en la que optimizamos cada céntimo que facturamos y que gastamos”, explica la dirección. El resultado de todas esas medidas y esfuerzos, es que a partir de este momento la compañía entra en equilibrio, puede asumir los gastos en que incurre con los ingresos que genera y, por tanto, tiene altas probabilidades de reestructurarse con garantías de éxito durante el proceso concursal.

Fuente: La Celosía

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario