La granada se convierte en la gran esperanza nutricional contra el envejecimiento

La granada se convierte en la gran esperanza nutricional contra el envejecimiento

Contiene precursores metabólicos que la microbiota intestinal convierte en la molécula que regenera el sistema mitocondrial, básico para evitar el deterioro muscular
18 Septiembre 2016

Retrasar el envejecimiento de manera natural mediante una alimentación sana se ha convertido en el gran objetivo de multinacionales como Nestlé o Danone, que están adquiriendo empresas con investigación avanzada en el campo biomolecular para aplicar sus descubrimientos al desarrollo de sus productos de alimentación. Un equipo científico de la Escuela Politécnica de Lausana (EPFL, por sus siglas en francés) acaba de publicar un trabajo muy prometedor en la revista ‘Nature Medicine’ en el que desvelan cómo una molécula que se encuentra fundamentalmente en la granada es transformada por las bacterias intestinales generando  la urolitina A. Ésta es la única molécula conocida con capacidad para activar el proceso de limpieza mitocondrial, clave en el proceso contra el envejecimiento y en especial para que no se degraden los músculos.

Con la edad, las células no consiguen reciclar sus recursos energéticos, que se encuentran en pequeños compartimentos llamados mitocondrias. Enfermedades como el Parkinson se deben al mal estado de las mitocondras. El descubrimiento publicado en Nature encuentra una sustancia natural con un efecto muy poderoso y medible para el proceso de regeneración mitacondrial.

El equipo científico de la EPFL y la compañía Amazentis, que han creado ex profeso, han conseguido conocer cómo determinados precursores metabólicos (elagitaninos, un tipo de polifenoles) que se encuentran en la granada son transformados en Urolitina A por los microbios intestinales, pero esta transformación depende del tipo de animal al que se ha sometido a experimentación y del estado de la flora intestinal de cada uno. Los científicos trabajan en una solución para aquellos que no son capaces de producir la molécula reparadora mitocondrial. Amazentis habría desarrollado un método para suministrar la dosis adecuada de urilitina A. La compañía asegura que lleva a cabo los primeros estudios clínicos con personas en varios hospitales europeos para probar la molécula en su organismo.

En gusanos y ratones los resultados han sido muy buenos, y el profesor Johan Auwerkx, titular de la cátedra Nestlé de metabolismo energético en la Politécnica de Lausana, y uno de los coautores del estudio, sería sorprendente que la urolitina A no fuera eficaz en humanos. “Especies que han evolucionado de manera tan distante, como los nematodos C elegans y los ratones, han reaccionado a la misma sustancia de igual forma. Esto es una buena indicación de que hemos tocado un mecanismo esencial para los organismos vivos”, ha subrayado Auwerks.

Por su parte, Chris Rinsch, también coautor y consejero delegado de Amazentis, recuerda que los precursores para conseguir la urolitina A se encuentran no sólo en la granada sino también pero en cantidades más pequeñas en frutos secos y bayas e insiste en que la producción de urolitina variará mucho dependiendo de la microbiota intestinal de cada uno.

El objetivo de las grandes empresas de alimentación es conseguir alimentos mejorados que permitan prevenir deficiencias orgánicas y cuidar de la salud. Uno de los fundadores de Amazentis es Patrick Aebischer, un neurocientífico que es el director del centro de investigación de enfermedades neurogenerativas en la Politécnica de Lausana, institución que ha presidido. Aebischer se sienta también en el consejo de la filial de salud de Nestlé.

Fuente: La Celosía

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario