La Fiscalía de Soria pide una indemnización de más de 440.000 euros para un trabajador que quedó inválido por un accidente laboral

La Fiscalía de Soria pide una indemnización de más de 440.000 euros para un trabajador que quedó inválido por un accidente laboral

Se cayó desde el tejado de una nave y sufrió heridas que tardaron en sanar 1.344 días
19 Marzo 2015

La Fiscalía pide una multa de 1.050 euros para dos trabajadores de una empresa como supuestos autores de una falta de imprudencia. Además pide para ambos, para la empresa y para dos compañías aseguradoras –la de uno de ellos y la de la empresa– el pago de más de 440.000 euros a un empleado que sufrió un accidente laboral en concepto de responsabilidad civil por el suceso.

El Ministerio Público recoge en sus conclusiones provisionales que C.F.P. trabajaba como capataz-jefe de equipo en una empresa del sector eléctrico, donde iba a realizar trabajos de mantenimiento y obra nueva. El 6 de julio de 2007 estaba un municipio del Moncayo y tenía que retirar una línea de baja tensión, para permitir la obra de reforma de un inmueble. Se subió encima del tejado-cubierta de uralita de una nave con el objetivo de retirar una línea de trenzado de baja tensión, y tras pisar una placa traslúcida de la cubierta se cayó a una altura de 4,5 metros.

La Fiscalía considera que el accidente tuvo «su causa directa en la ausencia de medidas de protección del trabajador ante el riesgo de caída en altura». Como responsables de su ausencia, el Ministerio Público sitúa a A.D.H.R., técnico de Prevención de Riesgos Laborales y responsable en materia de Seguridad de la Empresa , y a L.R.M., trabajador de la misma empresa y jefe inmediato superior del empleado que sufrió el accidente. Ambos son los dos acusados.

La fiscal también apunta, no obstante, que el propio afectado por su cargo tenía funciones de decisión en materia de seguridad a adoptar durante los trabajos concretos que estaba llevando a cabo. 

A raíz del accidente, C.F.P. sufrió lesiones como traumatismo abdominal, shock hemorrágico abdominal, rotura de dos vasos hepáticos, contusión biliar, fractura de codo derecho, ictericia, fractura costal y pélvica, entre otras cosas.

Tardó en sanar 1.344 días, de los cuales 727 fueron impeditivos para el ejercicio de sus ocupaciones habituales. De hecho, desde el 3 de julio de 2009 se le reconoce la incapacidad permanente para trabajar.

Después el accidente, este trabajador sufre secuelas como artrosis postraumática de pelvis, agravación de artrosis previa, parapesia de miembros inferiores moderada, así como limitaciones de movilidad diversas.

Para los dos acusados, la fiscal pide una multa de 1.050 euros, con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago de un día de prisión por cada dos cuotas impagadas y costas procesales.

Y para los dos acusados, la empresa (responsable civil subsidiaria) y dos compañías aseguradoras (responsables civiles directos) también solicita el pago a la víctima de más de 440.000 euros, más el interés legal correspondiente y un 10% adicional por perjuicios económicos en dos de las cantidades incluidas: 250.000 euros por secuelas y los 62.250 por los días de curación.

Finalmente el juicio no se celebró, pues el día 9 de marzo se alcanzó un acuerdo previo entre las partes, que acordaron indemnizar en la cantidad de 375.000 euros netos al trabajador por parte de las aseguradoras Allianz, Mapfre Empresas y Mapfre Global Risks. Además, los acusados A.D.R., técnico de prevención de riesgos laborales, y L.R.M., jefe inmediato del trabajador accidentado, han sido multados con 50 euros como autores de sendas faltas de imprudencia con lesiones.

Fuente: Diario de Soria

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario