La fiscalía retira los cargos contra el presidente de una empresa y el director de Medio Ambiente por un accidente de trabajo

La fiscalía retira los cargos contra el presidente de una empresa y el director de Medio Ambiente por un accidente de trabajo

Solo queda como acusado el director del servicio de prevención mancomunado del grupo
23 Marzo 2016

Cinco directivos del grupo Daorje, incluido el que fuera su presidente, José Manuel Muriel, se sientan en el banquillo del Juzgado de lo penal número 1 de Oviedo por la muerte de un trabajador del servicio de recogida de basuras, aprisionado por las compuertas de un contenedor de papel.

Los hechos se produjeron sobre las siete de la mañana del 11 de julio de 2008, en la calle Flórez Estrada de la Villa Condal. La víctima, Aníbal Peleteiro Treinta, de 49 años, vecino del barrio avilesino de La Espina, casado y con dos hijas, estaba vaciando uno de los contenedores de cartón en la tolva de un camión de basura. En el momento de volver a colocar el contenedor en su sitio, el trabajador observó que las puertas, en la parte inferior, no se cerraban adecuadamente porque había restos de cajas de cartón y, por tanto, no podía dejarlo en su posición de modo estable. Se puso a desatascar los restos, introduciéndose por debajo del contenedor, momento en el que quedó atrapado por las compuertas por el maxilar inferior y el antebrazo derecho, lo que le causó la muerte.

El fiscal entendía inicialmente que los cinco responsables, para los que pide tres años de cárcel a cada uno, no evaluaron los riesgos y permitieron que el trabajo se desarrollase con esas carencias, pero finalmente retiró los cargos por homicidio imprudente que pesaban sobre el expresidente de Daorje José Manuel Muriel y el antiguo director general de Medio Ambiente de la empresa, Jesús Alonso, por el fallecimiento de un trabajador del servicio de recogida selectiva de basuras, quien resultó atrapado por las compuertas de un contenedor de papel cuando trataba de desatascarlo con el brazo, un accidente ocurrido en 2008 en Noreña.

La fiscal Esperanza González Avella estimó que ambos directivos no tenían un control exhaustivo sobre las actividades de la empresa. Además, la fiscal considera que ambos fueron llamados a declarar como imputados días después de cumplirse cinco años del accidente, por lo que los delitos estarían prescritos.

En la vista, la fiscal accedió a reducir las penas solicitadas respecto a otros dos acusados. Se trata del entonces director general de la división Industrial de la empresa, Orlando Alonso, y el responsable del servicio de recogida selectiva, Leandro Iglesias. Para ambos pedía una pena de tres años de prisión, aunque finalmente solicitó siete meses y medio, canjeables por una multa, en atención a las dilaciones indebidas del caso. Los dos acusados se declararon culpables y aceptaron las penas rebajadas por el ministerio público.

En el banquillo solo quedó como acusado Francisco Javier Valbuena, director del servicio de prevención mancomunado del grupo. El acusado indicó que su labor se limitaba a identificar los riesgos laborales y establecer la planificación preventiva, pero no le correspondía realizar la labor formativa de los trabajadores, que recaía en los jefes directos.

Según indicó, la acción que llevó a la muerte al avilesino Aníbal Peleteiro, estaba terminantemente prohibida. El jefe directo de Peleteiro, Leandro Iglesias, indicó que se insistía a los trabajadores en no colocarse bajo los contenedores, y en no tratar de desatascarlos ante el riesgo de resultar atrapados. "El trabajador tenía información suficiente para saber lo que podía pasar. Solo se me ocurre que fuese un acto reflejo", indicó Iglesias.

 Fuente: La Nueva España

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario