La fiscalía de León pide un año de prisión para dos constructores por un accidente que ocasionó la invalidez permanente de un trabajador que se cayó de un tejado

La fiscalía de León pide un año de prisión para dos constructores por un accidente que ocasionó la invalidez permanente de un trabajador que se cayó de un tejado

No se contaba con las preceptivas medidas de seguridad para evitar la caída
2 Diciembre 2014

La Fiscalía pide un año de prisión para los propietarios de una empresa de construcción por un delito contra los derechos de los trabajadores y lesiones imprudentes por el accidente de uno de sus trabajadores que se cayó desde un tejado.

Según las calificaciones provisionales, los hechos se remontan a las 10:30 horas del 13 de febrero de 2008 cuando un trabajador de 28 años de nacionalidad marroquí, que ni hablaba ni entendía español, se encontraba trabajando de peón con una antigüedad de cinco meses en la construcción de reforma de un tejado en una vivienda de San Andrés del Rabanedo.

Por órdenes de su jefe, el varón subió por una escalera de mano apoyada desde el suelo en el forjado de una terraza que carecía de barandilla de seguridad y luego por otra para sustituir un canalón de la cubierta, todo ello a una altura superior a tres metros. En ese momento, resbaló la escalera y el trabajador cayó al suelo del patio interior de la vivienda.

La caída se produjo porque la escalera no tenía la longitud suficiente para sobresalir al menos un metro del plano de trabajo al que se accedía y por no estar colocada de modo estable para su utilización segura.

Como consecuencia de la caída, el trabajador sufrió una importante lesión que tardó en curar 200 días, estando hospitalizado 13 días e impedido para sus ocupaciones habituales 187 días. En mayo de 2009 el Instituto Nacional de la Seguridad Social aprobó una pensión de incapacidad permanente para el trabajador por el accidente.

Los hechos ocurridos son constitutivos de un delito contra la seguridad social por lo que el Ministerio Fiscal solicita una pena de un año de prisión para los dos socios de la empresa en la que estaba contratado la víctima así como una multa de ocho meses a razón de 10 euros diarios.

Por su parte, la defensa asegura que sus clientes no son responsables de delito alguno y en caso de apreciarse y retira la atenuante de dilaciones indebidas, ya que los hechos ocurrieron hace más de siete años y la voluntariedad de subsanar al trabajador con 25.000 euros. El juicio tendrá lugar mañana 3 de diciembre a las 10:30 horas en el Juzgado de lo Penal nº1 de León.

Fuente: León noticias

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario