El fiscal pide dos años y seis meses de cárcel para tres jefes de taller por un accidente laboral, pero al final salen del paso con una multa de 3.785 euros cada uno

El fiscal pide dos años y seis meses de cárcel para tres jefes de taller por un accidente laboral, pero al final salen del paso con una multa de 3.785 euros cada uno

Una prensa atrapó la mano de un trabajador amputándole tres dedos
23 Mayo 2017

En el Juzgado de lo Penal número 3 de Gijón se celebró la vista oral contra tres trabajadores de una empresa de estampaciones a los que la Fiscalía acusaba de un delito contra la vida y la salud de los trabajadores y pedía para ellos una pena de dos años y seis meses de cárcel como responsables de un accidente laboral por el que un empleado perdió tres dedos de la mano.

Los hechos a juzgar tuvieron lugar el 1 de septiembre de 2014, a las doce del mediodía. Un peón especialista de esta empresa estaba manejando una prensa hidráulica, embutiendo tubos metálicos ovalados que colocaba en posición vertical sobre una base en la prensa. De pronto, la máquina atrapó su mano derecha y el empleado sufrió lesiones como la amputación completa de la falange distal del segundo dedo, amputación parcial de la falange media y completa de la falange distal del tercer y cuarto dedo, limitación de la movilidad de las articulaciones metacarpo-falángicas de 2º, 3º y 4º dedos y limitación funcional de las articulaciones metacarpo-falángicas de 2º, 3º y 4º dedos.

Unas lesiones por las que el empleado -que ya había sido debidamente indemnizado por la compañía de seguros y había renunciado a toda reclamación- tardó en curar 93 días, con secuelas que le impiden realizar su trabajo habitual.
Los tres acusados ostentaban los cargos de jefe de taller, de vacaciones el día de los hechos pero quien le habló del manejo de la máquina a pesar de no tener conocimientos para ello; el encargado de la prensa y jefe del taller en funciones ese día, que le atribuyó el trabajo, y la administradora única de la empresa.

Finalmente la Fiscalía de Área de Gijón aceptó reducir la condena de los tres acusados a una multa de 3.875 euros a cada uno de ellos, sin privación de libertad aparejada.

Según informó el abogado de la defensa, los acusados se reservan el derecho a ejercer acciones contra el fabricante de la prensa hidráulica con la que se produjo el accidente, que a su juicio fue la causante del mismo, "debido al incorrecto diseño de las células fotoeléctricas que constituían el sistema de seguridad de la máquina", aseveró el letrado.

Fuente: La Nueva España

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario