Una filial de Rolls-Royce multada con más de 400.000 euros

Una filial de Rolls-Royce multada con más de 400.000 euros

Por exponer a algunos trabajadores a altas dosis de radiación
10 Octubre 2014

Una filial de Rolls-Royce que fabrica componentes para submarinos nucleares ha sido condenada a pagar más de 450.00 euros después de haber perdido una fuente radiactiva en su planta de Derby, dando lugar a que varios trabajadores estuvieran expuestos a niveles potencialmente dañinos de radiación gamma.

Rolls Royce Operations Marine Power utiliza fuentes radiactivas que contienen iterbio -169 para verificar soldaduras durante sus trabajos de radiografía industrial. El 3 de marzo de 2011, una de las fuentes, una cápsula del tamaño aproximado de un pequeño tornillo, se extravió durante cinco horas en su factoría de Sinfin Lane.

El día de los hechos se estaba utilizando la fuente en un recinto especialmente construido para el radiografiado de soldaduras, pero durante el trabajo la fuente se desprendió de la cápsula que la contenía y acabó dentro de la pieza que se comprobaba.

El extravío de la fuente no fue detectado por los controles de seguridad del recinto de radiografía ni por el técnico a cargo de la obra.

Algunos soldadores encontraron la fuente y  la sacaron del recinto para examinarla, operación durante la cual la manipularon directamente. El riesgo sólo se detectó cuando los radiólogos que se incorporaban al siguiente turno identificaron el componente - pero sólo después de que algunos de ellos también hubiera estado en contacto con él.

Una investigación conjunta del HSE, la inspección de trabajo británica, y la Agencia de Medio Ambiente encontró que las manos de algunos de los trabajadores habían estado expuestas a una dosis superior a 32 veces la dosis anual permitida de radiación.

La investigación también descubrió que Rolls-Royce no tenía una evaluación de riesgos adecuada y suficiente para el trabajo de radiografía con rayos gamma. Procedimientos inadecuados y deficiencias en la formación implicaban que no disponía de controles eficaces para gestionar el riesgo de la utilización de fuentes de alta actividad radiactiva.

Además, el equipo de vigilancia de la radiación no pudo detectar dónde estuvo la fuente radiactiva en todo momento, lo cual es un requisito esencial para el trabajo de la radiografía.

El juez multó a Rolls-Royce Operaciones Marine Power con £ 200.000 y la condenadó a pagar £ 176,500 en costas después de que se declaró culpable de violar diversos artículos de la ley de Salud y Seguridad en el Trabajo, el Reglamento Gestión de Salud y Seguridad en el Trabajo 1999, el Reglamento de radiación ionizantes  de 1999 y la normativa de protección del medio ambiente.

Fuente: Health and Safety at work

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario