Una empresa reclama 80.000 euros a la viuda de un trabajador por los daños sufridos por la hormigonera con la que tuvo un accidente mortal

Una empresa reclama 80.000 euros a la viuda de un trabajador por los daños sufridos por la hormigonera con la que tuvo un accidente mortal

La compañía justifica su petición alegando que «según consta en el atestado instruido por la Guardia Civil» el fallecido conducía a «una velocidad inadecuada para el trazado de la vía, posiblemente por una distracción o desatención a la conducción»
18 Mayo 2016

La vida de Silvia Boto se detuvo el 26 de junio de 2015. Se encontraba en casa de sus padres cuando, en torno a las cinco de la tarde, recibió la terrible noticia a través de una llamada telefónica: su marido, José Manuel González Menéndez, de 40 años, acababa de fallecer después de que el camión hormigonera que conducía quedase completamente calcinado tras volcar en la AS-215, a la altura de la localidad de El Rodical, en Tineo.

Desde entonces, en esa pronunciada curva de la carretera que une Tineo con el embalse de La Florida, unas flores señalan perennemente el lugar en el que se dejó la vida un hombre «demasiado bueno», padre de dos niños de nueve y cinco años y amante del fútbol y los bolos vaqueiros. Desde entonces, Silvia intenta aprender a vivir sin el que fue su primer y único amor, con quien llevaba 17 años residiendo en Tineo. La vida se le paró aquel día, y apenas seis meses después, el 15 de diciembre, cuando esta madre natural de la pequeña localidad de Villar del Naviego, en Cangas del Narcea, comenzaba a recomponerse poco a poco, una misiva certificada hizo que el mundo se le viniese encima de nuevo. «Cuando leí la carta no daba crédito. No me lo podía creer, sencillamente», reconoce.

En el documento, la empresa para la que trabajaba su marido en el momento del accidente, Contratas Fernández Granda S. L., reclamaba a «los herederos» del finado que se hiciesen cargo de «los daños causados al vehículo marca Iveco (33.365 euros) y a la hormigonera (46.988,29)». En total, la empresa pretende que los hijos de José Manuel paguen 80.353,29 euros.

La compañía, con quien se puso en contacto este diario y que declinó hacer declaraciones al respecto, justifica su petición alegando que «según consta en el atestado instruido por la Guardia Civil» el fallecido conducía a «una velocidad inadecuada para el trazado de la vía, posiblemente por una distracción o desatención a la conducción». Algo que para Silvia «son solo hipótesis que no se pueden demostrar, pues los discos diagramas -una suerte de 'caja negra' donde queda registrada toda la información del vehículo- se perdieron en el incendio. No hay pruebas y lo cierto es que un camión cargado y cuesta arriba no puede ir a mucha velocidad». La viuda señala también que «José Manuel se caracterizaba por conducir bastante más despacio que el resto de compañeros y así se lo habían señalado en más de una ocasión».

Tras consultar con su abogado, Silvia decidió hacer caso omiso de la carta. Hasta ese momento nadie de la empresa había intentado ponerse en contacto con ella, «ni siquiera para saber cómo estábamos los niños y yo» y la única indemnización que la familia había recibido fueron los 15.000 euros que abonó la aseguradora del vehículo. «La empresa dice que nos indemnizó con 75.000 euros, pero a día de hoy yo todavía no vi nada en mis cuentas. Es mentira», asegura.

Las aguas parecían haber vuelto a su cauce cuando una segunda carta certificada volvió a poner patas arriba el mundo de esta familia el pasado 3 de marzo. En esta ocasión, el documento insistía en que Silvia, como «esposa del fallecido y legal representante de los hijos menores de edad, herederos del finado», hiciese efectivo el pago de «80.353,29 euros más el 10% de intereses moratorios».

Silvia recibió también una citación para acudir a un acto de conciliación que se celebró el 17 de marzo y al que asistió su abogado. «No se llegó a ningún acuerdo y ahora la empresa dispone de un año para presentar una demanda», explica, y se muestra firme. «Mi marido ya pagó con su vida, ¿qué más quieren? ¿De dónde pretenden que saquemos tanto dinero? Si hay que ir a juicio, iré, no me voy a dejar pisotear», asevera, y mantiene que «todo el mundo que está al corriente de toda esta historia coincide en que es algo inaudito». En su opinión, esta forma de actuar de la empresa no es más que «una represalia» por las denuncias que ella misma presentó ante Inspección de Trabajo y el Convenio de Transportes. «Hacía más horas y trabajaba más días de lo que le correspondía. Le dijimos mil veces que lo dejase, pero él decía que tenía que alimentar a sus niños», recuerda.

«Lo único que quiero es que nos dejen en paz. Que el dueño de la empresa viva su vida y me deje a mí vivir la mía», asevera. Su familia y vecinos la han estado arropando desde el primer minuto. «Como esto siga adelante no dudaremos en recoger firmas, salir a la calle o lo que haga falta hasta frenar esta injusticia», aseveran.

Un accidente similar, también con una hormigonera y también mortal, ocurrió en Navarra en el año 2008, pero no se tiene noticia de que la empresa reclamase nada a los herederos del conductor. Ver enlace más abajo

Fuente: El Comercio

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Comentarios

Imagen de Ademar ESteban Peña Cedillo

U accidente, es considerado un accidente y el patron tiene la obligación de pagar los daños ya seea teniendo un segiuro que cubra los gastos totales del accidente y los daños materiales, y la obligacion de indemnizar a los familiares del finado, en este caso a los menores y l esposa.

Añadir nuevo comentario