Los dormitorios mixtos reducen los problemas de acoso sexual en el ejército

Los dormitorios mixtos reducen los problemas de acoso sexual en el ejército

Según un informe encargado por el ejército noruego
21 Abril 2014

Un nuevo informe sobre la igualdad de género en el ejército noruego afirma que las chicas se sienten menos acosadas ​​sexualmente por los chicos cuando comparten habitaciones. Seis chicos y dos chicas en la misma habitación, contrariamente a lo que podría pensarse, reducen el "efecto género". El uniforme también contribuye a ello, al reducir las diferencias entre géneros. "No hay género en el ejército, sólo hay verde " , dijo uno de los entrevistados en la investigación aludiendo al color del uniforme.

"Aquí hay que ser un equipo y además hay que convivir con el fin de ser capaz de confiar uno en el otro" , dijo una de las chicas. Los niños apreciaron el hecho de que se hizo más fácil hablar de cosas importantes de la vida cuando había chicas presentes en las habitaciones, a diferencia de cuando estaban solos.

Muchas de las chicas manifestaron que las habitaciones unisex han hecho más fácil ser aceptadas por los chicos, que también modificaron sus comportamientos, por ejemplo mejorando en relación con la limpieza corporal. Al mismo tiempo desaparecieron ciertos problemas de convivencia típicos de los dormitorios de las chicas en las unidades militares convencionales en las que estas cuentan con dormitorios separados.

"Es nosotros y ellos, nosotros los niños se convierte en contra de esas chicas. Y creamos estereotipos sobre la otra. Sin embargo, estos mecanismos se vuelven menos evidentes con las habitaciones unisex " , dice Ellingsen .

El extenso informe sobre el género en las fuerzas armadas fue encargado con el fin de investigar las llamadas " culturas de la masculinidad" que, o bien promueven o restringen la igualdad de género en el ejército.

Muchos estudios anteriores han demostrado que la cultura militar masculina acosa a las mujeres, que no se consideran pertenecientes a este bastión masculino y ni siquiera los reclutas en esta unidad experimental escaparon por completo esta tradición.

Sin embargo, el único caso de acoso que se observó allí se produjo cuando un recluta masculino trató de destruir la reputación de una chica porque ella rechazó su intento de ligar con ella y fue considerado como inaceptable por los demás chicos.

Los investigadores concluyeron que, aunque el experimento había resultado positivo, su generalización requería condiciones estrictas de selección y una implicación muy grande de los superiores, que debían estar permanentemente atentos a cualquier problema.

Fuente: Science Nordic

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario