Detienen a un contratista tras la muerte de uno de sus trabajadores en un accidente laboral

Detienen a un contratista tras la muerte de uno de sus trabajadores en un accidente laboral

Realizaba una reforma en una urbanización de lujo en Marbella, en la que ninguno de los vecinos mostró el más mínimo interés por lo ocurrido, pasando de largo frente al lugar donde ocurrió el accidente
5 Junio 2016

Ocurrió en Marbella, en la exclusiva urbanización de Balcones de Sierra Blanca. Un albañil de 45 años, originario de Europa del Este, perdió la vida tras caer de una escalera apoyada sobre un andamio desde la que realizaba unas reformas en una de las mansiones de lujo de la calle Miramar. Su jefe, el contratista encargado de la cuadrilla, fue detenido, según confirmaron a este periódico fuentes cercanas al caso.

La víctima estaba trabajando junto a su jefe y a otro operario cuando perdió el equilibrio y se precipitó desde una altura de entre siete y ocho metros. Los compañeros llamaron al sistema de emergencias 112-Andalucía para alertar del suceso y, al parecer, utilizaron el teléfono del fallecido.

El 112 movilizó a la policía y a los servicios sanitarios. Una uvi móvil acudió al lugar para atender al hombre, pero todos los esfuerzos del personal sanitario por reanimarlo fueron en vano. Tras certificar la muerte, se avisó a la comisión judicial –juez, forense y secretario– para el levantamiento del cadáver, que se demoró hasta pasadas las siete de la tarde. Al tratarse de un accidente laboral, también se avisó a la Inspección de Trabajo, que envió a dos funcionarios para indagar en los hechos.

Agentes de la Brigada de Policía Judicial de la comisaría marbellí se hicieron cargo de la investigación. Tras las primeras comprobaciones, detuvieron al contratista, al que inicialmente se le atribuyen presuntos delitos de homicidio por imprudencia y contra los derechos de los trabajadores, según las fuentes. Al rato, se llevaron a su compañero para que prestara declaración como testigo.

Según las fuentes consultadas, el operario, que estaba casado, supuestamente no disponía de las medidas de seguridad para las tareas que estaba desarrollando, como casco protector o arnés. Los agentes dejaron su mochila dentro de su coche, que estaba aparcado en la puerta, a la espera de que su familia vaya a recogerlo.

El suceso apenas alteró la habitual calma de una urbanización plagada de grandes viviendas unifamiliares. De hecho, ninguno de los vecinos que pasaron con su vehículo delante de la residencia donde tuvo lugar el suceso mientras se procedía a la inspección e interrogatorio, mostraron el más mínimo interés por conocer lo ocurrido y pasaron de largo.

Dos días después el juez de instrucción dejó en libertad con cargos al empresario arrestado, al que se le investiga por un delito de homicido imprudente. Asimismo le retiró el pasaporte y deberá presentarse cada quince días en el juzgado.

Fuente:  Diariosur

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario