El controlador acusado de un choque de trenes en Alemania jugaba con el móvil

El controlador acusado de un choque de trenes en Alemania jugaba con el móvil

La fiscalía baraja imputar al detenido las 11 muertes, aunque este ha negado que estuviese distraído
5 Mayo 2016

El pasado 8 de febrero dos trenes de pasajeros chocaron frontalmente en un tramo de vía única al sur de Munich.  El accidente se produjo en torno a las 6.30 horas, cuando unas 150 personas viajaban en los dos trenes que colisionaron entre las localidades de Bad Aibling y Kolbermoor, al sur de Münich, a pocos kilómetros de la frontera austriaca. El choque, que dejó 10 muertos —entre ellos los dos conductores—, 18 heridos graves y unos 80 leves, se produjo en una curva de un tramo con una sola vía.

Desde el primer momento medios como la agencia DPA o los diarios Süddeutsche Zeitung y Hannoversche Allgemeine Zeitung aseguraron, citando “fuentes de confianza”, que el siniestro se debió a “un error humano”. Las informaciones no dejaban claro quién habría sido el responsable, aunque algunas apuntaban hacia un controlador de estación. La policía, sin embargo, consideró estas informaciones como “pura especulación” e insistió en que investigaba en todas las direcciones.

Ahora, un controlador ferroviario, señalado por su presunta responsabilidad en un choque de trenes en Baviera, ha admitido que jugó con un teléfono móvil durante su turno, según ha detallado la Fiscalía, que estudia acusarle por negligencia e imputarle las 11 muertes derivadas de este siniestro. El hombre ha sido detenido.

Desde el primer momento, las autoridades barajaron el error humano como principal hipótesis del siniestro. Y la oficina de la Fiscalía en Traunstein ha detallado la presunta negligencia de un controlador. Según el Ministerio Público, dio a los trenes una señal incorrecta y, al darse cuenta de su error, no apretó los botones adecuados para alertar a los maquinistas.

Los investigadores han determinado que el controlador encendió su teléfono móvil durante la mañana del accidente y jugó "activamente" a una aplicación online. Lo hizo "hasta poco antes de la colisión de los trenes", si bien el hombre ha negado que estuviese distraído por el juego.

Una vez más se pone de manifiesto que la seguridad no puede dejarse solo al albur de que los trabajadores no se distraigan. Los humanos se distraen, nos guste o no. ¿Se acuerdan del accidente del Alvia en Santiago?

Fuente: EL PAÍS

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario