Condenan a once dirigentes de Pirelli por la muerte de 24 trabajadores expuestos al amianto

Condenan a once dirigentes de Pirelli por la muerte de 24 trabajadores expuestos al amianto

Se considera a los directivos culpables de homicidio culposo por el fallecimiento de los empleados
26 Agosto 2015

Un tribunal de Milán ha condenado a once exdirigentes de la compañía Pirelli por la muerte de veinticuatro trabajadores debido a los tumores contraídos por su exposición al amianto en dos fábricas en las décadas de 1970 y 1980. Los exdirectivos estaban acusados de homicidio culposo agravado y, en su veredicto, el juez de la VI Sección Penal del tribunal, Raffaele Martorelli, les condenó en primera instancia a entre tres y siete años y ocho meses de prisión, informaron los medios locales.

Así, les consideró responsables de la muerte de estos veinticuatro trabajadores que en las décadas de los setenta y de los ochenta trabajaron en dos instalaciones del fabricante de neumáticos situadas en las calles Sarca y Ripamonti de Milán.

El tribunal aceptó así la tesis del fiscal Maurizio Ascione que sostenía que dichos decesos por cáncer estaban vinculados a la presencia de fibras de amianto en dichas factorías.

Asimismo, el juez ha condenado a los acusados y a Pirelli Tyre SpA al pago de una indemnización de 520.000 euros a las partes del proceso y al resarcimiento de los daños sufridos, que deberán ser cuantificados en sede civil.

La mayor parte de los familiares de las víctimas ya habían recibido una indemnización de forma paralela al proceso y, por esa razón, se habían retirado del mismo, añadieron las fuentes.

Por otro lado informaron de que, entre los condenados, está Guido Veronesi, hermano del oncólogo y exministro de Salud durante el segundo Gobierno de Giuliano Amato (2000-2001), Umberto Veronesi.

Otros responsables son el que fuera consejero delegado de la compañía hasta 1984, Ludovico Grandi, y el también ex consejero delegado y presidente de la Asociación italiana de la Investigación del Cáncer, Piero Sierra.

Esta sentencia contrasta con la decisión que en noviembre de 2014 tomó la Corte de Casación de revertir la sentencia de 18 años de prisión al suizo Stephan Schmiedheiny por ocasionar la muerte de más de 3,00o personas, sentencia que había sido confirmado por una Corte de Apelaciones en junio de 2013.

El mencionado proceso inició en 2009, después de una investigación de más de cinco años sobre las muertes ocasionadas por el uso del asbesto, cuando más de 6,000 personas acusaron a Schmiedheiny y a su socio, el barón Jean-Louise Marie Ghislain de Cartier de Marchienne, dueños de la empresa Eternit que fabricaba materiales de construcción, de haber ocasionado la muerte de más de 3,000 trabajadores al haberlos expuesto a los nocivos efectos del amianto, del que el asbesto es una variante, conociendo los riesgos, sin haber informado a los trabajadores ni haberles proporcionado medidas de seguridad como guantes y mascarillas.

En este caso la Corte de Apelaciones confirmó la sentencia de menor instancia, elevando en dos años la sentencia de prisión, de 16 a 18 años. Confirmó también la compensación por decenas de millones euros a las víctimas. Sin embargo, en última instancia la Corte de Casación desechó la sentencia de prisión contra Schmiedheiny bajo el argumento de que el primer veredicto se había emitido doce años después de ocurridos los hechos y que por tanto la acción ya había prescrito. Los cargos contra el belga Jean-Louise Marie Ghislain de Cartier de Marchienne, se desecharon por su fallecimiento en 2013 a la edad de 92 años.

De esta forma el veredicto de la Corte de Milán es importante pero para quedar en firme le falta un largo trecho que andar y no se puede descartar que tenga el mismo desenlace que el veredicto contra Schmiedheiny que fue el caso más grande procesado en contra de una multinacional por muertes relacionadas con el asbesto.

Fuente: La republica y miabogadoenlinea

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario