Compañías multinacionales y gestión de la Responsabilidad Social Corporativa

Compañías multinacionales y gestión de la Responsabilidad Social Corporativa

Carrefour y H&M dan señales de cambio
25 Diciembre 2013

Dos multinacionales europeas, la francesa Carrefour y la sueca Hennes & Mauritz (H&M), dieron a principios de este mes señales de cambio en la política de Responsabilidad Social Corpo-rativa (RSC), anticipándose a la presión de las organizaciones no gubernamentales y movimien-tos activistas ecologistas y de defensa de los derechos humanos.
Carrefour, consciente de la presión mundial para conseguir una actividad pesquera sostenible, y adelantándose a lo que .pueda decidir el Parlamento Europeo sobre la pesca de arrastre en aguas profundas, muy dañina de los ecosistemas, arrecifes, montes marinos, esponjas, etc,  y esquilmadora de poblaciones de peces que habitan a gran profundiad, ha decidido dejar de vender progresivamente el pescado capturado por los arrastreros.
El grupo de distribución, uno de los líderes mundiales, detendrá la comercialización de tres especies, pez espada-emperador, brosmio (un tipo de bacalao) y el congrio, en seis meses (ju-nio de 2014). Carrefour ha comunicado también que el próximo año a más tardar duplicará (ahora tiene 22) el número de referencias de productos con la etiqueta de pesca sostenible, la MSC (Marine Stewarship Council), la más universal. Otra enseña francesa sin presencia en Es-paña, el grupo Casino había comunicado la semana pasada una decisión similar.
Por su parte, el gigante sueco dela moda, H&M, comunicó .en un encuentro con grupos activis-tas de presión que estaba dispuesto a elevar el precio de sus productos para pagar mejores salarios a sus proveedores, establecidos en su mayoría en países muy pobres, como es el caso de Bangladesh.
Las empresas nórdicas en general cuentan con un severo escrutinio de organizaciones sociales sobre su actividad. Viveka Risberg, una portavoz de Swedwatch, que controla la actividad res-ponsable de las multinacionales suecas, se felicitó de que por primera vez la gran competidora de Inditex reconociera que están dispuestos a subir los precios y “que los consumidores esta-ban ya preparados” para aceptarlo, según la agencia AFP.
Por su parte, Helena Helmersson, la responsable de sostenibilidad de H&M, declaró a la misma agencia francesa que “es una posibilidad” pero que la clientela de la firma no debía temer una subida de precios a corto plazo. H&M ha sido una de las compañía que más comprometida está, junto a la española El Corte Inglés, en las conversaciones para determinar la indemniza-ción por las tragedias ocurridas en Bangladesh, donde el derrumbe de un bloque de talleres de confección causó más de un millar de muertos y un incendio se cobró también muchas vícti-mas.
La compañía sueca presentó a finales de noviembre su programa ‘Fair Living Wage’ con el que pretende que todos los trabajadores del textil puedan vivir de su salario, marcándose como objetivo presionar a gobiernos y propietarios de los talleres para que eleven los salarios (en Bangladesh se ha aumentado hasta 67 dólares) y se mejoren las condiciones de vida de al me-nos 850.000 trabajadores en cinco años.
Lo cierto es que los accidentes y malas prácticas de las multinacionales, de cualquier sector, son reproducidos en todo el mundo por los movimientos sociales cada día más potentes, gra-cias al poder de comunicación que les ofrecen las redes sociales e internet. En este contexto, las grandes empresas se están viendo obligadas a reforzar sus equipos de RSC y vincularse a códigos de buenas prácticas.
Fuente: La Celosía
 

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario