La Comisión Europea, con tres años de retraso, hace una propuesta para la definición de perturbador endocrino y cómo se debe proceder para considerarlo así

La Comisión Europea, con tres años de retraso, hace una propuesta para la definición de perturbador endocrino y cómo se debe proceder para considerarlo así

La Alianza para la Salud y el Medioambiente, que agrupo a más de 70 organizaciones no gubernamentales, ataca con dureza la propuesta y pide a las eurodiputados y países miembros que la veten
7 Julio 2016

Tras años de eludir una definición de los perturbadores endocrinos y cómo identificarlos, lo que le supuso una condena del Tribunal Europeo de Justicia por el retraso y un reciente voto de censura en el Parlamento Europeo por la misma razón de incumplir con la fecha límite que se le había marcado, la Comisión Europea acordó el 15 de junio los criterios para identificar los perturbadores endocrinos (llamados también disruptores o alteradores del sistema hormonal) y más concretamente cómo debería llevarse a cabo esa identificación (ver más abajo enlace a la nota de prensa).

Una de las medidas aprobadas contiene una norma con los criterios aplicables a las sustancias químicas encuadradas en la Regulación de Productos Biocidas, y otra, una  regulación con los criterios aplicables a las substancias químicas que se encuadran en la de productos para proteger las plantas, o sea en la de pesticidas y herbicidas. Se incluye también una amplia (más de 400 páginas) evaluación de impacto, ver enlace más abajo.

La Health and Environment Alliance (HEAL), que aglutina a 70 Ong europeas muy relevantes en materia de salud y medioambiente, mostró su disgusto una vez conocida la posición de la Comisión, y emitió un comunicado en el que denunció que, tras el retraso de tres años, los criterios propuestos “no protegerán preventivamente de las enfermedades que estos disruptores originan en el sistema endocrino. Los requerimientos para identificarlos son tan estrictos, y la exigencia probatoria tan alta que sufriremos años de daños a la salud antes de que muchos disruptores sean identificados y prohibidos”. La HEAL, en la que se incluyen federaciones médicas europeas, y grupos científicos han insistido en que la legislación que se requiere en Europa es que los perturbadores químicos que “puedan causar efectos adversos sean prohibidos”.

Lisette van Vliet, una de las directivas de la Alianza, consideró que la postura de la Comisión era un desastre porque no cuenta con las pruebas encontradas en animales, lo que hablando de productos tóxicos es una aberración, ya que las cobayas serían los seres humanos. HEAL pide a los países miembros y a los eurodiputados que bloqueen las propuestas por la CE  hasta que no sean mejoradas o las veten. “El criterio debe incluir la definición de la Organización Mundial de la Salud (2002) de potenciales disruptores endocrinos y debe eliminarse en el capítulo de los pesticidas la consideración de exposición despreciable”, dice la Alianza de organizaciones civiles.

El lobby químico ECPA también protesta, pero no de manera contundente

Tampoco ha gustado la propuesta de la Comisión, aunque la descalificación tiene otro tono, al lobby químico de los pesticidas (ECPA), uno de los más poderosos del mundo, en el que están las alemanas Bayer y Basf, entre otras. Jean Charles Bocquet, director general de la ECPA sostiene que “los criterios no distinguen entre las substancias que pueden causar un daño real y otras que no entrañan una amenaza para la salud. Esto podría originar la prohibición de algunos productos protectores de cultivos con propiedades disruptoras endocrinas que también se encuentran en productos de consumo diario como el café. Entendemos el interés púlbico sobre este asunto, pero creemos que lo que se necesita es una propuesta que se centre en las substancias que causan daño, de lo contrario privaremos a los agricultores de  productos que les permite conseguir comida saludable, a buen precio y de manera sostenible”.

Fuente: La Celosía

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario