Cinco razones para implementar políticas de RSC en las empresas

Cinco razones para implementar políticas de RSC en las empresas

En los últimos diez años se ha convertido en una función estratégica e integrada en la cultura empresarial
14 Septiembre 2016

En los últimos diez años, la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) ha avanzado de manera considerable, hasta convertirse en una función estratégica e integrada en la cultura empresarial, según destacan desde Page Executive, unidad de negocio de PageGroup especializada en búsqueda directa y selección de alta dirección.

A esta parte estratégica se le suma una mayor exigencia social por saber en qué reinvierten sus beneficios las grandes compañías, así como cuál es su grado de vinculación con distintas comunidades.

De este modo, en la actualidad, las empresas están mostrando gradualmente su compromiso con las iniciativas sociales a través de sus programas de RSC, colaborando cada vez más en ámbitos como la diversidad y la integración. Este es uno de los aspectos que se analizan en la publicación 'Tendencias clave para directivos y altos ejecutivos a nivel mundial', elaborado por Page Executive.

Aunque la RSC se originó en Estados Unidos como un elemento importante de la agenda empresarial de las compañías que deseaban mostrar sus responsabilidades sociales, esta recaudación de fondos para cuestiones sociales ya no solo es un pilar fundamental en las culturas anglosajonas, sino también en otros países donde las empresas también están sensibilizándose y tomando medidas para cumplir sus responsabilidades.

Teniendo en cuenta el auge y la relevancia que han cobrado este tipo de medidas, Page Executive analiza las razones por las que una organización debería implementar políticas de RSC como parte de su estrategia:

1. Reducción en los costes. Gestionar la empresa de manera responsable ayuda a prevenir cuestiones que afectan a la reputación, anticiparse a riesgos regulatorios y cumplir las demandas de los grupos de interés más exigentes, afectando directamente en la cuenta de resultados.

2. Oportunidad para la creación de valor. Las políticas de RSC generan nuevas oportunidades y líneas de negocio, permitiendo a las compañías ser más competitivas.

3. Mayor confianza. Los directivos responsables y transparentes inspiran confianza entre clientes, inversores y socios por igual, repercutiendo positivamente en la imagen corporativa y reputación de la empresa.

4. Mejor percepción de los empleados. Dentro del personal, la lealtad de los empleados mejora, aumenta la productividad y resulta más sencillo atraer a los mejores talentos.

5. Diferenciación a nivel internacional. Un compromiso con la RSC puede ayudar a las organizaciones a diferenciarse en el ámbito internacional, favoreciendo la apertura de sus negocios a nuevos mercados.

Fuente. RRHHpress

 

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario