Cigarrillos electrónicos

Cigarrillos electrónicos

Hacia su prohibición en Francia
26 Octubre 2013

En un momento en que, en el ámbito europeo, el Parlamento Europeo acaba de decidir que el cigarrillo electrónico no debe ser considerado un medicamento, en Francia el debate sobre si el uso del nuevo artefacto debe o no ser prohibido en lugares públicos en general y en los lugares de trabajo en particular, continúa a buen ritmo.

A veces parece que el cigarrillo electrónico es visto como una especie de OVNI, un objeto difícil de definir debido a sus contornos inciertos. ¿Es medicina o veneno? ¿Sustituye al tabaco o es una moda?

Lo menos que se puede decir es que en Francia y desde hace meses, los debates están en su apogeo. Entre las cuestiones que están sobre la mesa destaca la de prohibir o no su uso en el lugar de trabajo, con lo que el vacío legal persiste.

Sin embargo, parece que en el vecino país se dirigen hacia una prohibición. La ministra de Salud, Marisol Touraine, ha manifestado, que deseaba que en el lugar de trabajo el uso del cigarrillo electrónico fuese a corto plazo expresamente prohibida, como lo está el cigarrillo "clásico" desde 2006.

En junio de 2013, el Instituto Nacional de Instituto de Investigación y Seguridad (INRS) allanó el camino a la prohibición al "recomendar" a los empleadores la prohibición del uso del cigarrillo electrónico en los lugares de trabajo mediante la inclusión de cláusulas ad hoc en sus reglamentos de régimen interior.

Técnicamente el razonamiento del Instituto se apoya en el hecho de que las emisiones de "humo" (más bien "vapor") de los cigarrillos electrónicos contienen propilenglicol y - en algunos casos - nicotina, que podrían ser perjudiciales para los fumadores pasivos, si bien los conocimientos toxicológicos son todavía insuficientes para alcanzar una conclusión.

Para apoyar su posición, el Instituto recordó que la virtud de la jurisprudencia del Tribunal Supremo, el empleador estaba obligado a  "una obligación de seguridad de resultado"  y debe, en consecuencia, "proteger a los empleados de cualquier exposición pasiva al cigarrillo electrónico que, debido las partículas liberadas a la atmósfera, es probable que sea perjudicial para la salud".

En España, el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT) emitió en su día un informe en el que recomendaba también la no utilización de este tipo de cigarrillos en espacios públicos cerrados debido a la posible liberación de sustancias tóxicas durante su uso.

Fuente: CFDT

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario