CCOO denuncia la paralización en Europa de la restricción de las sustancias químicas más peligrosas para la salud

CCOO denuncia la paralización en Europa de la restricción de las sustancias químicas más peligrosas para la salud

El proceso de autorización de sustancias REACH diseñado para restringir el uso de las sustancias químicas más peligrosas que existen en el mercado está paralizado desde agosto de 2014
23 Agosto 2015

El Reglamento REACH, aunque de forma más lenta de lo deseado, estaba consiguiendo sacar del mercado europeo alguna de las sustancias químicas constatadas más peligrosas para la salud y el medio ambiente, como cancerígenos, mutágenos, tóxicas para la reproducción, etc. El Reglamento supone un continuo impulso al I+D+i en el sector al obligar a las empresas a buscar sustancias alternativas más seguras y esto tiene un claro reflejo en la mejora de la salud de los trabajadores, de la población en general y en la protección del medio ambiente.

La Comisión Europea debe ampliar dos veces al año la lista de sustancias restringidas siguiendo un orden de prioridad basado en la peligrosidad de las sustancias. Sin embargo, desde agosto de 2014 no se ha añadido ninguna sustancia nueva.

La Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA) ha recomendado incluir 12 sustancias nuevas en la lista de autorización por su alta y probada peligrosidad pero la Comisión Europea sigue sin actuar. Esta paralización impide que el Reglamento REACH cumpla su objetivo de asegurar que los riesgos de las sustancias altamente preocupantes estén adecuadamente controlados y que dichas sustancias sean sustituidas de manera progresiva por alternativas más seguras, siempre que sea técnica y económicamente viable.

La decisión de parar el proceso no se ha tomado de manera transparente ni se ha discutido con las autoridades competentes. Fuentes de la Comisión Europea indican que la decisión se fundamenta en las afirmaciones de la industria de que el proceso de autorización es caro y complejo. Una vez más denunciamos las presiones del poderoso lobby de la industria química que está paralizando una normativa europea que se ha demostrado muy eficaz para proteger la salud. A juicio de nuestro sindicato esta paralización está directamente relacionada con la situación creada por las negociaciones del Tratado Transatlantico de Comercio e Inversiones (TTIP) entre EEUU y la UE.

Según datos de la propia ECHA, los costes del proceso de autorización de sustancias han caído un 30% y este se realiza en un periodo de tiempo más corto que en el año 2011, cuando se empezó a aplicar el Reglamento.

CCOO exige que se reanude el proceso de autorización de sustancias de manera inmediata, empezando por las 12 sustancias muy peligrosas que ya han sido propuestas. Los trabajadores y las trabajadoras, así como toda la ciudadanía de la Unión Europea y el medio ambiente, estamos expuestos a estas sustancias sin ninguna necesidad, pues ya existen alternativas más seguras. La Comisión Europea debe garantizar la protección de la ciudadanía y el medio ambiente a los químicos peligrosos por encima de los intereses de la industria actuando sin demora.

Fuente: CCOO

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario