Catálogo de Buenas Prácticas en Seguridad y Salud Laboral

Catálogo de Buenas Prácticas en Seguridad y Salud Laboral

La seguridad y salud laboral es un aspecto estratégico de cualquier compañía, trabajar en estos campos supone una inversión con efectos claros en la productividad y competitividad de las empresas y por tanto en su sostenibilidad
8 Mayo 2017

Fomentar el intercambio de buenas prácticas es una de las acciones contempladas en el marco estratégico de la UE en materia de salud y seguridad en el trabajo 2014-2020 y este catálogo se alinea perfectamente con esta estrategia. Además, compartir prácticas responsables con las pequeñas y medianas empresas es también uno de los principales fines del Club de Excelencia en Sostenibilidad.

La Seguridad y Salud Laboral se consolida como un elemento clave en las empresas en materia de competitividad y sostenibilidad. Los cambios en nuestro entorno hacen necesario el desarrollo de una estrategia de prevención que sea adaptable, innovadora y dinámica.

 Este nuevo estudio en seguridad y salud laboral incluye una recopilación de buenas prácticas empresariales nacionales e internacionales presentadas por empresas referentes en prevención de riesgos laborales y pretende ser una ayuda a Compañías de cualquier tipo y tamaño. Las buenas prácticas se han agrupado en cinco bloques: salud y bienestar, factores psicosociales, implantación de cultura preventiva, desarrollo profesional y coordinación de actividades empresariales. Los criterios que se han aplicado por el Consejo Asesor para la selección de las prácticas y que garantizan la calidad de las mismas han sido: la innovación, el impacto en número de empleados y la facilidad para aplicar esa práctica en cualquier empresa. Las prácticas contienen además información de la persona de contacto de cada Compañía para poder profundizar en caso de interés.

 Recomendaciones del estudio:

Integración de la prevención: es necesario que las empresas entiendan que la prevención no es responsabilidad única del servicio de prevención y que todos somos responsables de nuestra seguridad. Toda la cadena de mando es básica en la integración.

El rol del prevencionista: se centra en cómo debe ser la evolución de la profesión para contar con profesionales capacitados con habilidades y conocimientos de primer nivel, capaces de moverse con soltura en ámbitos técnicos y ámbitos de gestión de primer nivel.

Empresa saludable: el paso de proteger la salud a promocionarla. Destacamos la importancia de invertir en salud, de considerar la salud de nuestros colaboradores de una forma integral y no limitada a la jornada laboral.

Nuevas tecnologías e innovación en prevención de riesgos laborales (PRL): sobre cómo los smartphones, tablets, códigos RFID, etc, pueden mejorar la gestión de las actividades preventivas.

PYMEs: destacando las oportunidades para realizar actuaciones o campañas con recursos técnicos o tecnológicos que otras empresas, entidades o administraciones públicas ofrecen a bajo coste o incluso coste cero.

 Adjuntamos el texto completo del estudio

Fuente: PRL innovación

 

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario