Cáncer de mama: los investigadores dejan a un lado demasiado a menudo su posible relación con el trabajo

Cáncer de mama: los investigadores dejan a un lado demasiado a menudo su posible relación con el trabajo

Según la Asociación Americana de Salud Pública (APHA)
28 Febrero 2015

La Asociación Americana de Salud Pública (APHA), que cuenta con 30.000 miembros en todo el mundo, ha publicado a principios de enero un documento de posición pidiendo el reconocimiento del carácter profesional de algunos tipos de cáncer de mama. La organización denuncia la falta de atención a los inquietantes resultados de estudios recientes que vinculan la exposición a sustancias químicas en el lugar de trabajo y el aumento de las tasas de cáncer de mama. La organización cree que la investigación sobre las causas ocupacionales y ambientales del cáncer de mama debe ser una prioridad.

"Hasta hace poco, los riesgos para la salud de las mujeres en relación con su actividad profesional se mantuvo en las sombras, rara vez estudiados a pesar de la amplia presencia de las mujeres en el mundo del trabajo. Esta falta de una perspectiva de género tiene un coste: la salud de la mujer trabajadora", considera la APHA.

El documento se centra sobre todo en la presencia en los lugares de trabajo de agentes tóxicos con efectos sobre el sistema hormonal, comúnmente llamados "disruptores endocrinos". Sustancias como el bisfenol A, cuyo uso en la fabricación de envases de alimentos está prohibido en Francia desde el 1 de enero y los ftalatos, son criminalizados. Su presencia, incluso en pequeñas cantidades en el lugar de trabajo podría tener consecuencias negativas para la salud de los trabajadores.

La APHA también pone de relieve los factores de riesgo relacionados con la organización del trabajo, recordando que el trabajo nocturno se reconoció "probable carcinógeno" por la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC).

La organización considera que es necesario reorientar la investigación sobre el cáncer de mama hacia los factores de riesgo ambientales, incluyendo el lugar de trabajo, ya que "más de la mitad de los casos de cáncer de mama no se puede explicar por las causas o factores de riesgo tradicional, como el sobrepeso, la dieta, el alcohol, la genética ".

Las organizaciones que luchan junto a los trabajadores afectados por cánceres relacionados con el trabajo pueden alegrarse de esta declaración, presentada en un momento en el que algunos están tratando de instrumetanlizar los resultados de un estudio publicado a principios de enero en la prestigiosa revista Science.

El artículo, coescrito por un experto en bioestadística y profesor de oncología, presenta la hipótesis de una correlación entre el número de divisiones celulares en el cuerpo durante toda la vida y el riesgo de cáncer. Los investigadores analizaron los datos disponibles sobre las células madre a partir de 31 tipos de tejido humano y encontraron que los órganosen los que las células madre son más numerosas y tienden a dividirse, a menudo son más afectados por el cáncer. Este artículo ha tenido un impacto significativo, más allá de los círculos científicos. Los periódicos se hicieron eco resumiendo el artículo científico con el siguiente mensaje: dos tercios de los cánceres se deben a la "mala suerte".

Rápidamente se alzaron voces para destacar los límites del estudio. Los científicos del estudio de la Universidad Johns Hopkins (Maryland) no tuvieron en cuenta el cáncer de mama, el más común en las mujeres o el cáncer de próstata, el segundo más común en los hombres. Además, la interpretación de los resultados por los autores del estudio plantea preguntas. "Esta manera de presentar las cosas confunde la causalidad con una simple asociación estadística sencilla que olvida un elemento esencial que ciertamente no se puede atribuir a las probabilidades individuales. Podemos dibujar mapas sociales de cada cáncer y mostrar relaciones significativas entre las condiciones de trabajo y los diferentes sitios de cáncer ", dijo Laurent Vogel, investigador de la unidad de Condiciones de Trabajo, Salud y Seguridad ISE.

Ante la controversia en torno a su artículo, uno de los autores, Cristian Tomasetti, declaró al semanario británico The Economist: "no hemos demostrado que dos tercios de los casos de cáncer se deban a la mala suerte. El cáncer resulta en general de una combinación de mala suerte, un mal ambiente y malos genes hereditarios ".

El artículo ha merecido una nota del IARC descalificando las interpretaciones simplistas de que el cáncer se debe a la "mala suerte"

Fuente: ETUI

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Comentarios

Imagen de jorge alvarado

Este mensaje es positivo, es hora de que el personal de salud vea al ser humano en forma holistica, incluyendo las condiciones adversas de trabajo y los riesgos a los cuales se expone. En la practica, los culpables son los genes y la mala suerte dejando de lado las condiciones laborales y su peso estadistico en la aparicion de estas patologias. Soy médico especialista en salud ocupacional.

Añadir nuevo comentario