La Autoridad Sanitaria Europea rectifica y decide revisar la peligrosidad del bisfenol A

La Autoridad Sanitaria Europea rectifica y decide revisar la peligrosidad del bisfenol A

La Autoridad constituirá un grupo de expertos para que analicen dos nuevos estudios presentados por Holanda sobre la peligrosidad de este perturbador endocrino
30 Mayo 2016

El compuesto orgánico presente en plásticos, bisfenol A, conocido también por su abreviado BFA, está considerado un perturbador endocrino y fue prohibida su presencia en los biberones hace 5 años en toda la Unión Europea, habiendo sido más estrictos algunos países, como Francia, que ha prohibido su uso en el material aislante de los envases alimentarios, una medida que ha encontrado resistencia en los tribunales. Sin embargo,  la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) en contra de lo que se preveía decidió el año pasado que la exposición al bisfenol no representaba un riesgo para la salud de los consumidores, aunque curándose en salud redujo en un 90% los niveles de tolerancia, lo que originó críticas severas por parte de la comunidad científica y algunos partidos políticos.

El organismo dependiente de la Unión Europea que vela por la seguridad alimentaria de los ciudadanos europeos anunció que reconsideraría la decisión si fuera  necesario una vez que se conocieran los resultados de una investigación muy exhaustiva que realiza el Programa de Toxicología de Estados Unidos, que no estarán disponibles hasta  finales del año que viene o en 2018.

Sin embargo, el martes de esta semana ha rectificado en parte por la petición expresa de Holanda, cuyo Instituto de Salud Pública, ha presentado dos estudios sobre los efectos prenatales y perinatales del BFA sobre el sistema inmunitario. La EFSA ha decidido constituir un grupo de trabajo de expertos internacionales para evaluar los hallazgos científicos de los estudios holandeses, que recomiendan promover la investigación en productos alternativos al BPA y aconsejar a los consumidores a que reduzcan su exposición a este perturbador endocrino, presente también en los tiques de compra. La Autoridad europea asegura que cuando el año pasado dio luz verde al BFA no se habían presentado los estudios holandeses e insiste en que los niveles aceptados son entre 3 y 5 veces inferiores a los que un ciudadano medio se expone en su actividad diaria.

Lobbies a favor y en contra del envasado con bisfenol A

Los activistas que han reclamado desde hace años a la EFSA que prohíba la utilización del BFA consideran que el lobby químico, apoyado por sectores del embalaje y otros utilizadores masivos de este plastificante antioxidante, influyen demasiado en la toma de decisiones de la Autoridad. Hay un sitio web, BPA Free Canned Food, en donde se advierte de las marcas que utilizan el producto químico y las que no. En España actúa también se pueden consultar en la web bpafree.es las marcas, un porcentaje muy pequeño, que han decidido no utilizar este producto químico.

El grupo de presión que integra a los fabricantes europeos de plástico, el lobby Plastics Europe, cuenta con un grupo específico para defender el Bisfenol A. Según este lobby para exceder el  nivel de tolerancia marcado por la Autoridad Europea, un ciudadano debería consumir diariamente 12 kilos de conservas vegetales, 3,5 kilos de comida preparada y 88 litros de bebida enlatada.

Fuente: La Celosía

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario