Australia: nanopartículas hasta en la sopa

Australia: nanopartículas hasta en la sopa

Y ningún control sobre su uso en la industria agroalimentaria, según un informe de Friends of Earth
5 Agosto 2014

En un informe publicado el año 2008 la asociación ecologista Friends of Earth denunció que al menos 104 productos alimenticios, envoltorios de alimentos y productos agrícolas que contenían nanomateriales se vendían en los mercados internacionales. Entre ellos citaba batidos, aceite para cocinar, té y zumos de frutas "reforzados, amén de aditivos empleados en la industria cárnica, de bebidas, panadería y lácteos. Friends of Earth reclamó - sin ningún éxito - que se paralizara la distribución de esos productos hasta que se demostrase que eran seguros.

Ahora (mayo 2014), Friends of Earth publica un nuevo informe en el que actualiza el anterior y en el que constata que en los seis años transcurridos desde el anterior el uso de nanotecnología y nanomateriales a lo largo de la cadena alimentaria continúa incrementándose: hay más productos, más procesos y un ritmo de comercialización cada vez mayor.

Al mismo tiempo, los conocimientos científicos sobre los riesgos para la salud y la seguridad de las personas y el medio ambiente debidos a los nanomateriales son claramente insuficientes para efectuar evaluaciones de riesgos sólidas en las que basar decisiones.

Incluso así, dice el informe, desde 2008 se han acumulado evidencias de que ciertos nanomateriales pueden ser dañinos, Por ejemplo, hay una evidencia creciente de que dos de los nanomateriales más utilizados en la industria alimentaria - el dióxido de titanio y la plata - pueden ser peligrosos.

El informe revela que las afirmaciones hechas por los organismos que deberían regular la cuestión en el sentido de que en Australia no hay productos alimenticios o agrícolas que contengan nanomateriales no son ciertas y que las empresas que los utilizan no declaran que lo hacen.

Entre los alimentos que "podrían" contener nanopartículas se citan, entre otros galletas, chocolate, caramelos, chicles, aceites, palomitas de maíz, yogures, pastas, bebidas energéticas y muchos otros.

Los autores recomiendan la creación de un registro de productos que contienen nanopartículas y una moratoria en la introducción de otros nuevos hasta que no sea posible evaluar con una certeza razonables sus posibles efectos negativos.

Las imágenes que adjuntamos han sido tomadas del Inventario de Productos de Consumo que contienen nanomateriales disponible en la referencia dada más abajo.

Fuente: Friends of Earth

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario