Argentina: solo el 4% de las obras cumple con las medidas de seguridad en el Gran Rosario

Argentina: solo el 4% de las obras cumple con las medidas de seguridad en el Gran Rosario

Un relevamiento de un equipo de la Facultad de Arquitectura (UNR) reveló el alto grado de informalidad que afecta al personal
18 Abril 2017

Preocupaciones inquietantes, advertencias ineludibles, y una urgente necesidad de replanteos en el escenario de la construcción. Esas percepciones se desprenden de las conclusiones del relevamiento de condiciones de salud y seguridad que realizó recientemente un equipo de investigación de la Facultad de Arquitectura (UNR), en obras de pequeña y mediana escala en el área del Gran Rosario. Ese análisis expone el enorme grado de informalidad, y la falta de conciencia y de controles que rodea, condiciona e interpela al ejercicio de este importante sector laboral, uno de los principales motores de la economía.

De acuerdo a lo evaluado por este grupo de docentes y especialistas, sólo el 4 por ciento de obras cumple las reglas de prevención, y en la zona la mayoría de los accidentes padecidos por los trabajadores del sector obedece a las caídas en altura. Porcentajes mínimos y números acuciantes que sacuden y ponen en cruda evidencia una situación alarmante, que incluye vicios, malos hábitos, y responsabilidades de profesionales, obreros, y también de propietarios.

De este relevamiento formal, surgieron una gran cantidad de inconvenientes y deficiencias que atraviesan el funcionamiento diario de la construcción. En porcentajes muy significativos, en la mayoría de las obras de la región se repiten problemas, que reclaman modificaciones de conductas y sistemas de trabajo.

En el 59% de los casos examinados se comprobó que se trabaja con riesgos de caída en altura, en tanto el 93% no realiza las plataformas correctas, y el 84% tampoco utiliza las escaleras correspondientes.

Se constató que en el 93% de las obras no se usa casco, un elemento básico, sinónimo de seguridad; y el 98% tampoco recurre a las necesarias protecciones visuales. El 68% no utiliza calzado de seguridad y el 73% no usa la ropa adecuada para estos trabajos.

En tanto, el 58% no cumple con las condiciones mínimas de orden y limpieza en obra, que permitan circulaciones libres. El 88% no realiza cerco de obra, y el 69% no cierra el perímetro de la obra. Y el 67% no deja despejadas las veredas y las ocupa con materiales que obstaculizan la circulación pública. Asimismo, se corroboró que el 66% no coloca el cartel de obra reglamentario.

“Por este tipo de prácticas, muchas veces nos encontramos con cifras realmente preocupantes relacionadas con lesiones y hasta muertes”, advirtió el arquitecto Rubén Benedetti, uno de los impulsores del proyecto.

“Como sociedad, deberíamos alarmarnos con estos números, pero como son obreros de la construcción los que sufren las consecuencias de esta falta de conciencia, el reclamo mucha veces se pierde”, remarcó a su turno Hernán Angiolini, otro de los profesionales que participó del relevamiento.

“Hay que empezar a pensar todas estas cuestiones de seguridad edilicia desde el proyecto. Son situaciones que generalmente no son tenidas en cuenta a tiempo, y no sólo comprometen la funcionalidad, sino también la integridad física de los que trabajan en la obra. No es una cuestión que sólo afecta la etapa de ejecución, tiene que ser revisada desde mucho antes”, advirtió Benedetti, quien también hizo hincapié en la falta de capacitación.

“Estaría bueno que acá se replique lo que se hace en otros países del mundo donde hay escuelas. Y para dejar de ser ayudante y pasar a ser oficial, hay que rendir. Por lo menos, se tendría que demostrar que saben interpretar planos de obra y que también tienen el oficio para construir, respetando las correspondientes normas de salud y seguridad”, apuntó el profesional.

Y remarcó: “Es una cuestión muy amplia, de carácter social, que indica el valor que le otorgamos a la vida. Nada menos”.

Con el relevamiento realizado, este equipo de especialistas locales comprobó que en alrededor de 300 obras, el nivel de cumplimiento está alrededor del 4 por ciento. Un nivel bajísimo, muy preocupante. “Según las estadísticas oficiales, se han producido varias muertes anuales en este ámbito. Sin embargo, la situación es peor si hay que referirse a los empleados en negro. Es que los números refieren a personal anotado legalmente. La construcción tiene un 60 por ciento de empleo en negro”, subrayó especialmente Benedetti.

El arquitecto puntualizó que “hay que tener en cuenta que la siniestralidad no sólo está detrás de los grandes edificios y la participación de las grandes empresas constructoras, también está directamente relacionada con la obra mediana y pequeña, con que se trabaja muy mal y no hay una cultura del trabajo seguro”.

“Muchas veces los siniestros no aparecen en las estadísticas oficiales, porque una obra en la que no hay un profesional, seguramente no tiene seguro, ni está apoyada en ningún organismo de control que supervise la obra. Lo más probable es que no figure en registros de ART, y tampoco del ministerio de Trabajo. Estos siniestros no los ve nadie, llegan a un centro de salud de la nada pero son muertos de la construcción”, advirtió por su parte Angiolini.

“Esta es una epidemia silenciosa, en la que muy pocos reparan. Y la sociedad parece estar acostumbrada a que pase esto”, concluyó Benedetti, a manera de inquietante reflexión.

Fuente: Redproteger

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario