Un alto nivel de actividad física semanal, relacionado con un riesgo menor de padecer hasta cinco enfermedades crónicas

Un alto nivel de actividad física semanal, relacionado con un riesgo menor de padecer hasta cinco enfermedades crónicas

Los niveles altos de actividad física están fuertemente vinculados con un menor riesgo de padecer cáncer de mama y colon, diabetes, ataques cardiacos e infartos
8 Enero 2017

Muchos estudios ya han demostrado los beneficios para la salud de realizar actividad física. Esto ha llevado a la Organización Mundial de Salud (OMS) a recomendar un mínimo total de actividad física metabólica equivalente (MET) a 600 minutos a la semana a través de diferentes espacios de la vida diaria.

Esta recomendación va desde ser más activo en el trabajo, a comprometerse más con las tareas del hogar y a un método de transporte activo como caminar o ir en bicicleta.

Pero aún no se sabe definitivamente cuánto y qué tipo de actividad física reduce el riesgo de estas enfermedades comunes.

Un equipo de investigadores de Estados Unidos y Australia ha analizado los resultados de 174 estudios publicados entre 1980 y 2016 examinando las relaciones entre la actividad física total y al menos una de las cinco enfermedades crónicas: cáncer de mama y colon, diabetes, enfermedad cardiaca isquémica e infarto cerebral.

Descubrieron que un nivel más alto de actividad física semanal estaba relacionado con un menor riesgo de padecer estas cinco enfermedades.
La mayoría de los beneficios para la salud tienen lugar con un nivel de actividad de 3.000-4.000 MET a la semana, con rendimientos decrecientes en los niveles más altos.

Una persona puede alcanzar los 3.000 MET incorporando diferentes tipos de actividad física en su rutina diaria, como por ejemplo, subir escaleras durante diez minutos, pasar la aspiradora durante quince, haciendo la jardinería durante veinte minutos, y caminando o haciendo bicicleta durante 25 minutos.

Los resultados sugieren que el total de la actividad física que se necesita es varias veces superior al nivel mínimo recomendado de 600 MET a la semana para alcanzar mayores reducciones en el riesgo de padecer estas enfermedades, aseguran los autores.

A pesar de todo, no se puede asegurar que existe una causa y efecto, los metanálisis implican una investigación observacional que es útil para juntar todas las pruebas. Y los autores señalan que sus descubrimientos tienen varias repercusiones.

"Con el envejecimiento de la población, y el incremento en el número de muertes por enfermedades cardiovasculares y diabetes desde 1990, es necesario que haya más atención e inversión en intervenciones para promover la actividad física en la población general", escriben.

"Más estudios que usen la cuantificación detallada de actividad física total ayudarán a encontrar una estimación más precisa de los diferentes niveles necesario", concluyen.

Fuente: Diario Médico

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario