La Agencia francesa de Medio Ambiente aboga por restringir aún más el uso de los plaguicidas neonicotinoides

La Agencia francesa de Medio Ambiente aboga por restringir aún más el uso de los plaguicidas neonicotinoides

Estos productos químicos, vinculados al colapso de las poblaciones de abejas han sido objeto de una moratoria europea desde 2013.
14 Febrero 2016

En un dictamen publicado el 7 de enero, la Agencia Francesa para la Alimentación, Medio Ambiente y Salud Ocupacional y Seguridad (ANSES) pidió una regulación más estricta del uso de los neonicotinoides, un tipo de pesticida neuroactivo vinculado a la disminución de las poblaciones de abejas. 

A raíz de las conclusiones de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), que confirma la toxicidad de estas sustancias para los polinizadores, la Comisión Europea emitió una moratoria de las tres sustancias químicas: clotianidina, imidacloprid y tiametoxam.

Esta moratoria, que expiró en diciembre, en la actualidad se está revisando a nivel europeo. Pero el alcance de la suspensión original era estrecho: sólo se aplicaba al tratamiento de semillas o cultivos que sean atractivos para las abejas (excepto los cultivos de invernadero y los cereales de invierno) y la fumigación de cultivos que atraen a los polinizadores (excepto después de la floración y cultivos de invernadero). Además, otras dos sustancias, acetamiprid y tiacloprid, estaban exentas de la moratoria.

De acuerdo con el documento de opinión ANSES, "no hay ninguna razón para levantar las restricciones aplicadas por la moratoria europea". Si Europa tuviera que seguir los consejos del documento, elaborado previa consulta con los ministerios de ecología, salud y agricultura francés, debería incluso extenderse la moratoria a otras aplicaciones potencialmente nocivos de los productos químicos.

En otra publicación sobre el colapso de las colonias de abejas de septiembre de 2015, la ANSES cuestionó el papel de las semillas revestidas con plaguicidas utilizados para los cereales de invierno. "La siembra en el otoño puede coincidir con las condiciones climáticas suaves en momentos en que los polinizadores son todavía activos y por lo tanto potencialmente expuestos", afirmó la organización .

"Las incertidumbres también se mantienen en los niveles de residuos que persisten en el suelo a los que las abejas están expuestas en la próxima temporada de floración (tratamientos de pulverización después de la floración en los huertos y viñedos, la elección de los cultivos para seguir las semillas tratadas, ...) ", los autores añaden.

En resumen, incluso si el tratamiento no tiene un impacto inmediato sobre los polinizadores, la fuerte persistencia de neonicotinoides en el suelo podría conducir a un mayor daño a las poblaciones de los insectos. Esta es la razón por la ANSES "recomienda alentar a los agricultores a plantar cultivos que no son atractivos para los polinizadores después de las semillas tratadas con neonicotinoides".

Fuente: Euractiv

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario