Un accidente de trabajo, en el origen de una masiva movilización minera en Oviedo

Un accidente de trabajo, en el origen de una masiva movilización minera en Oviedo

Cientos de personas protestan contra la condena a dos años y medio para los acusados de agredir a un capataz en Cerredo
2 Mayo 2015

El Juzgado de lo Penal número 3 de Oviedo ha condenado a cinco mineros, Juan Antonio D. R., Arturo D. R., Diego V. G., Víctor L. P. y Miguel Ángel A. G., a dos años y seis meses de prisión por la agresión a un ingeniero de Uminsa en la mina de Cerredo. Han sido condenados como autores responsables de un delito de atentado, otro de daños y una falta de lesiones, concurriendo el agravante de abuso de superioridad.

El juez ha considerado como hechos probados que en la tarde del día 12 de julio de 2012 se produjo un accidente en la explotación minera Mina de Cerredo. En la madrugada del siguiente día, cuando R. R.G., ingeniero técnico en dicha explotación, se dirigía junto con los mineros que habían sido rescatados, desde la mina hasta el denominado Piso 0, lugar donde se encontraban los vestuarios, fue seguido por numerosas personas en diversos vehículos.

A mitad de camino, fue interceptado por dos vehículos que se cruzaron para impedirle el paso. Una vez que se detuvo, fue rodeado por una multitud de personas que superaba el centenar y de la que formaban parte Juan Antonio S.R, Arturo S.R., Diego V.G., Víctor Luis P.R. y Miguel Ángel A.G., todos ellos con antecedentes penales, excepto Diego V.C. y Miguel Ángel V.G.. Los cinco condenados, junto con otra treintena de personas, zarandearon el vehículo, trataron de volcarlo, y le propinaron múltiples puñetazos y patadas tanto al coche como a R.R.G., al cual intentaban sacar a la fuerza del interior al tiempo que proferían contra el mismo insultos y amenazas.

Como consecuencia de la agresión, R. R. G., sufrió traumatismo craneoencefálico, además de varias contusiones y heridas. Los acusados sostenían que el ingeniero agredido "pretendía evitar el auxilio a los accidentados tras 12 horas atrapados" y que "quería desplazar en su propio vehículo, sin atención médica, a los trabajadores".

Cientos de personas se concentraron el día 12 de abril frente a los juzgados de Oviedo, convocados por varias asociaciones y sindicatos, para pedir la libertad de los cinco mineros de Cerredo condenados a dos años y medio de cárcel por atacar a un ingeniero técnico tras un accidente laboral en la mina del concejo de Degaña. La titular del Penal 3 de Oviedo consideró el pasado mes de enero a los encausados autores de un delito de atentado con abuso de superioridad, de otro de daños y de una falta de lesiones.

Los convocantes de la movilización subrayan que el capataz implicado "puso en peligro la vida de los trabajadores actuando al margen de los servicios médicos... En un mundo laboral totalmente precarizado, la impunidad protege a quienes roban a manos llenas, las cárceles se vacían de corruptos y se llenan con quienes defienden nuestros derechos más básicos".

Fuente: La Nueva España y Asturias24

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario