Absuelven al alcalde y condenan al electricista municipal por la muerte de un joven electrocutado con una farola

Absuelven al alcalde y condenan al electricista municipal por la muerte de un joven electrocutado con una farola

No consta suficientemente probado, señala la Jueza, que el alcalde conociera el mal estado ni de la farola ni de su cuadro eléctrico
6 Octubre 2016

El Juzgado de lo Penal número 4 de Palma ha absuelto al que fuera alcalde de Bunyola Jaume Isern del delito de homicidio imprudente por la muerte de un joven, en agosto de 2014, electrocutado al entrar en contacto con una farola de la localidad mallorquina. La sentencia, contra la que cabe recurso, condena al electricista municipal a dos años de prisión por un delito de homicidio por imprudencia grave.

Los hechos probados en la sentencia recogen que la víctima se encaramó a una barrera metálica en la madrugada del 31 de agosto de 2014, con la intención de saltar al otro lado de la valla, y en el momento en el que puso los pies en una farola recibió una fuerte descarga eléctrica que le produjo la muerte.

La descarga letal se produjo como consecuencia del mal estado de la farola. Además, la investigación posterior, según la resolución, puso de manifiesto las graves deficiencias del alumbrado que daba luz a las farolas del paseo en el que ocurrieron los hechos.

La sentencia considera probado que el funcionario del Ayuntamiento encargado de las instalaciones eléctricas del municipio conocía y sabía que dicha farola daba descargas y estaba en mal estado. Pese a ello, no adoptó ninguna medida par evitar o eliminar las descargas eléctricas.

No consta suficientemente probado, señala la Jueza, que el entonces alcalde conociera el mal estado ni de la farola ni de su cuadro eléctrico.

Dos ingenieros de Industria que inspeccionaron el alumbrado público de Bunyola tras el accidente aseguraron en el juicio que todas las farolas del paseo donde ocurrió el suceso estaban sin protección por un cuadro general en mal estado. Según explicó uno de los técnicos que declaró como perito, la instalación de donde partía la corriente hacia las farolas del paseo hacía que "todas las farolas que colgaban de este cuadro estaban sin protección".

Al inspeccionarlo constataron que ninguno de los mecanismos que corta la corriente en caso de que haya corriente en exceso -el diferencial y los magnetotérmicos-, no actuaban y no protegían la instalación. "Detectamos expresamente que no había ningún elemento de protección sobre la farola", ha dicho uno de los ingenieros.

Otro perito de una empresa que vio el cuadro general ha dicho que "estaba todo manga por hombro".

Según las crónicas periodísticas del suceso, la víctima, que iba acompañada por otro allegado, tocó el poste cuando se disponía a orinar cuando estaba subido en un pequeño muro, lo que le produjo una descarga eléctrica. Acto seguido, se desplomó y cayó al suelo fulminado y se golpeó la cabeza en el paseo Antoni Estarellas. Los servicios sanitarios comprobaron que el afectado había muerto prácticamente en el acto.

La historia, lamentablemente, se repite: el pasado 9 de setiembre una menor murió electrocutada por una farola en Santiago. Tenía 14 años. La fotografía que ilustra la noticia corresponde a este último accidente.

Fuente: Derechonews, Diario de Mallorca, El Mundo y Galicia24horas

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario