El 96% de los empleadores de Europa denota una relación entre salud y desempeño en el trabajo, según una encuesta de AON

El 96% de los empleadores de Europa denota una relación entre salud y desempeño en el trabajo, según una encuesta de AON

El estrés y la salud mental son las principales preocupaciones para el 63% de las empresas. La encuesta indica además que el 69% considera la limitación del presupuesto como el mayor reto a la hora de implementar las estrategias de salud y bienestar.
6 Junio 2016

La nueva edición de la encuesta sobre salud Aon Health Survey muestra que el  93% de los empleadores en la región de EMEA (Europa, Oriente Medio y África) aprecia una correlación entre la salud y el desempeño del empleado.  No obstante, solo el 13% de los participantes mide el impacto de sus actuales estrategias. El 69% considera la limitación del presupuesto como el mayor reto a la hora de implementar sus estrategias sobre salud.

Este estudio se trata de la mayor encuesta internacional en su categoría, contando con la participación de 500 directores de Recursos Humanos y gerentes de riesgos procedentes de 22 países en EMEA. En general, los resultados establecen áreas de mejora y recomendaciones para incrementar el desarrollo de los beneficios relacionados con la salud, mejorar la medición del impacto y del retorno de la inversión de las iniciativas que las organizaciones realizan en la salud de sus empleados.

La encuesta de Aon muestra tendencias, similitudes y diferencias en los enfoques sobre la gestión de la salud de los empleados que las organizaciones aplican en la región de EMEA.

El 65% de los participantes está de acuerdo en que el estrés y la salud mental son los temas que más preocupan actualmente y de cara al futuro, aunque solo el 32% de los empleadores cuenta con programas de salud emocional/psicológica en marcha. El 53% afirma que la salud física de los empleados es la principal preocupación, aunque los estilos de vida poco saludables de los empleados son considerados también uno de los mayores problemas por el 49%.

Mario Hooglugt, líder de salud de Aon EMEA, afirma: “El hecho de que la gran mayoría de los empleadores de EMEA aprecie una correlación entre la salud y el desempeño de los empleados es alentador. Esta idea está ya por fin asentada en el ADN de las organizaciones, algo demandado desde hace algunos años. No obstante, necesitamos seguir avanzando en este camino. Ahora hay que poner en marcha una estrategia que dé soporte a los empleados a la vez que cuantifique los resultados de cada programa para garantizar que se cumplen, de forma efectiva, los objetivos de la organización.”

Ramón Vera, managing director de Aon Hewitt, indica: “Siendo el estrés y la salud mental temas que preocupan a todos y que son reconocidos por los empleadores como las mayores preocupaciones, es decepcionante comprobar cómo menos de un tercio de los participantes están respondiendo a esta situación con programas específicos de salud emocional o mental. Ayudar a mantener el bienestar mental de los empleados es crucial si se quiere que sean felices, sin absentismo y productivos.

“La salud financiera es otro tema cada vez más presente y que se espera sea una de las áreas de mayor crecimiento en términos de programas de salud ofrecidos por los empleadores. Estamos siendo testigos de cómo cada vez más los empleadores están implementando programas que integran aspectos físicos, emocionales, sociales y financieros del bienestar. Muchos empleadores entienden que la situación financiera personal de cada individuo impacta en su bienestar, en sus niveles de estrés y en su desempeño. El 23% de los empleadores está planeando poner en marcha programas que ayuden a sus empleados a gestionar su dinero de forma más eficiente. En general, la utilización de datos y análisis para adoptar decisiones justificadas, basadas en las necesidades y circunstancias específicas de cada organización, puede suponer un cambio en la salud de los empleados y en los costes para los empleadores.”

El estudio muestra además que las prioridades de los empleadores incluyen el incremento de la productividad y el desempeño de los empleados (52%), la atracción y retención del talento (51%), la mejora del engagement de los empleados (49%) y la reducción o gestión de los costes (44%). Los empleadores están bastante menos preocupados por cuestiones como el absentismo de larga duración (4%), el desarrollo de la responsabilidad social corporativa (4%) o la gestión de la movilidad laboral (7%).

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario