Absuelto un director de seguridad por un accidente laboral grave en una mano

Absuelto un director de seguridad por un accidente laboral grave en una mano

El trabajador sufrió un percance con un portón en 2012 por el que el tres responsables de su empresa se enfrentaban a una petición de cárcel de siete años y medio
10 Enero 2017

El Juzgado de lo Penal Número 1 de Avilés ha absuelto al director de seguridad, al coordinador de seguridad y al jefe de turno de una empresa situada en el Parque Empresarial del Principado de Asturias (PEPA) de un delito contra los derechos de los trabajadores por las lesiones graves sufridas en una mano por un operario en julio de 2012. La sentencia es firme, toda vez que no ha sido recurrida por la Fiscalía, que solicitaba una pena de dos años y medio de prisión para cada uno de los encausados.

La magistrada considera acreditado que la empresa, defendida al igual que los trabajadores por el abogado José Luis González Menéndez, no solo adoptó todas las medidas de seguridad e higiene necesarias sino que el trabajador conocía «perfectamente» la utilización y manejo del portón que el 29 de julio de 2012 le atrapó la mano derecha provocándole un traumatismo en su muñeca que le dejó secuelas y por el que precisó tratamiento médico durante 585 días, de los que 579 estuvo de baja. Aparte de las tres cicatrices en la cara anterior, la parálisis de un nervio le ocasiona la pérdida de fuerza, hipersensibilidad en dos dedos y limitación en todos los movimientos.

El accidente se produjo cuando el accidentado y un compañero se disponían a sacar un equipo de las instalaciones de la compañía para lo que tenían que abrir el portón. Durante la vista oral, celebrada el pasado mes de octubre, se testificó que ambos trabajadores conocían la mecánica y procedimiento respecto a una puerta de considerables dimensiones.

La sentencia absolutoria tiene en cuenta que el plan de prevención de riesgos laborales era correcto, que el trabajador había recibido la formación adecuada para su manejo y que el equipo de trabajo cumplía todas las medidas de seguridad. El propio perjudicado había manifestado que había realizado esa misma operación de apertura muchas veces sin ningún problema.

Se subraya, además, la declaración de un técnico que dijo en sala que solo era capaz de explicar el accidente por «una manipulación incorrecta del sistema de apertura del portón por parte del operario», porque la botonera estaba situada «en un lugar perfectamente seguro y si el trabajador suelta el mando de accionamiento, el portón falla». Asimismo se contempla la aportación de la perito que refirió la existencia de un punto de bloqueo conforme al cual, siempre había que dejar una distancia de seguridad.

Fuente: El Comercio

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario