Exposición a sílice en el fracking

Exposición a sílice en el fracking

Se superan ampliamente los límites permisibles
18 Agosto 2014

La concentración de sílice en el aire que respiran los trabajadores superó los valores límite de exposición en las once instalaciones de fracking investigados por NIOSH y  la Asociación Americana de Higiene Industrial.

Los investigadores midieron los niveles de sílice de más de 100 muestras personales y encontraron niveles por encima de los límites legales en los Estados Unidos y de las recomendaciones de NIOSH y de los valores TLV recomendados por la Conferencia Americana de Higienistas Industriales valor límite umbral (ACGIH).

En algunos casos, las muestras superaron los limites leglaes por un factor de 10 o más. Ese nivel de exposición es suficiente para superar los valores máximos de concentración admitidos para el uso de las máscaras respiratorias dotadas de filtros utilizadas habitualmente.

"A pesar de que en otras industrias cristalina están bien establecidos los controles técnicos eficaces para la sílice, la insuficiencia de los controles para limitar la generación de polvo que contiene sílice durante el fracturamiento hidráulico sólo ahora están poniéndose de manifiesto debido a la relativamente reciente comprensión del peligro y la magnitud de los riesgos de exposición", escribieron los autores del estudio .

NIOSH dio la alerta sobre el riesgo ocupacional de exposición a la sílice en las instalaciones de fracking en una Alerta publicada en junio de 2012.

La arena de sílice es un componente crucial y común en muchas de las operaciones de fractura hidráulica. La sílice se mezcla a menudo con el agua y otros productos químicos y se inyectan en formaciones de esquisto durante la fractura hidráulica. La sílice actúa como un "agente de sostén" para mantener las fracturas subterráneas abiertas para permitir que el petróleo o el gas natural fluyan. Aproximadamente 28 millones de toneladas de arena de sílice se utilizaron en operaciones de fracking durante el año 2012, según el Servicio Geológico de EE.UU.

El uso intensivo de sílice se refleja en la contaminación del aire en las instalaciones de fracking. Poco más de la mitad de las 111 muestras tomadas dieron valores de concentración que superaron el límite legal (PEL) de la sílice, mientras que el 69 por ciento superó la recomendación de NIOSH, y el 84 por ciento superó el valor TLV.

La nueva normativa propuesta por la OSHA para la sílice podría bajar el PEL  de los 0,1 miligramos por metro cúbico actuales a 0,05 miligramos por metro cúbico, aunque la propuesta se enfrenta a una feroz resistencia de la industria.

El estudio estimó que alrededor de 435.000 trabajadores estaban empleados en la industria de extracción petróleo y gas en EE.UU durante el año 2010, con casi la mitad de los empleados que trabajan directamente en la extracción, incluyendo empresas que utilizan fracking.

Fuente: BNA

 

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario