El burnout en las organizaciones y la felicidad como estrategia de empresa

El burnout en las organizaciones y la felicidad como estrategia de empresa

Lunes, 9 Septiembre 2019

Entrevistamos a Javier Llaneza, Presidente de la Asociación Española de Ergonomia. Por Estrella Nieto.

http://www.ergonomos.es/

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Comentarios

Imagen de Raul Guzman

Sugiero que nuestro amigo revise los conceptos de organizaciones saludables de su compatriota Marisa Salanova lo mismo que Bienestar Organizacional . De acuerdo que el concepto de felicidad es subjetivo, pero las organizaciones pueden propiciarlo porque se relaciona con la productividad y satisfacción.

Imagen de Juan Manuel Gutiérrez

Admiro personalmente el trabajo y los desarrollos de la profesora Marisa Salanova y de todo el equipo WONT. Sobre todo, me gusta la potencialidad de crecimiento del concepto de "Engagement" (Compromiso) y el enfoque positivo de los Factores Psicosociales: el que no siempre sean vistos como factor de riesgo sino también como crecimiento y potenciación.
Es por ello que el dejarse llevar por la corriente de la "teoría de la Felicidad" me deja perplejo y muy dubitativo. Seguro que supone una fuente asegurada de impacto/éxito en publicaciones y de consecuente "monetización". Todos cometemos errores y creo que este es uno significativo.

Opino, sin embargo, que la profesora Salanova se merece mucho más que eso...

Imagen de Raul Guzman

Felicito el comentario, la denominada “teoría de la felicidad” ya fue superada por el concepto de “bienestar” por asuntos de nombre, cultura y significado. El abordaje positivo de los individuos, las instituciones y comunidades tiene sustento científico pleno, como sentido humano y social .. las organizaciones necesitan de cambios estructurales y directivos para dejar las lamentaciones sobre burnout, distres e insatisfacciones por parte de los prevencionistas atrapados en el modelo médico de enfermedad

Imagen de Julián Pelacho

Hola.
Es necesario, desde mi punto de vista, realizar una distinción sobre qué entendemos por "felicidad" en el trabajo.
Todos sabemos qué significa "felicidad" pero cada uno le damos un significado. De ahí que es casi imposible que podamos entendernos y plantear un debate constructivo pues estamos hablando, muchas veces, de cosas diferentes sin saberlo. Esto, de una parte.
Y de otra, a pesar de que hagamos la distinción a la que me refería, entiendo a los críticos sobre "felicidad, bienestar, engagement, etc.".
Yo también me formé en la UJI con Marisa Salanova y he presentado varios casos de gestión del bienestar psicosocial en empresas tanto en congresos especializados (SEPP) cómo generalistas (AEDIPE). Con lo que queda clara mi posición y propuesta.
Pero, insisto, entiendo a los críticos y estoy de acuerdo con ellos en muchos aspectos.
Porque el sistema neoliberal utiliza deliberadamente conceptos investigados por la Psicología Positiva como "felicidad", "optimismo", "resiliencia", etc. para mejorar nuestra productividad aunque sea a costa de nuestra salud (La sociedad del cansancio. B.C. Han).
Desde mi punto de vista hace falta pensamiento crítico en la forma (uso del lenguaje) como en el fondo (cuál es el propósito real de este tipo de propuestas) y más consciencia.
Un saludo cordial

Imagen de Julián Pelacho

Esa es la cuestión de fondo y es lo que hay que cuestionar.
La felicidad, la salud (tal como la describe la OMS como presencia de bienestar...) nunca puede estar al servicio de la productividad. Y de los intereses del sistema neoliberal.
Es, si no se cuestiona esta idea, una forma muy de alienación donde "uno acaba explotándose a sí mismo figurándose que se autorrealiza", B-C Han). Cuidado. Porque ya tenemos bastante Burnout como para alimentarlo a base de la obligación de ser feliz en el trabajo (y en la vida), salir constantemente de nuestra zona de confort y otras "tecnologías de las ideas" (B. Swchartz)
A partir de ahí, sí creo -y he colaborado con Marisa- que es una responsabilidad ética por parte de cualquier organización velar por las condiciones de trabajo y del bienestar psicosocial de las personas empleadas. Pero nunca como una estrategia de gestión para mejorar la productividad.
De serlo -pero este sería otro debate sobre modelos actuales de negocio- sólo podría hacerse de forma ética a partir de la Creación de Valor Compartido (Porter y Kramer) y otros modelos económicos en esta línea social.
Así que sí a la gestión responsable del bienestar psicosocial de las personas empleadas (la felicidad es algo más amplio y completamente subjetivo) pero nunca al servicio de la economía sino al servicio de la dignidad humana.
Un saludo cordial

Añadir nuevo comentario