el Trabajo Q Viene

el Trabajo Q Viene

Lunes, 15 Julio 2019

Aprendizaje social para una organización inteligente 

En la actualidad se habla que el aprendizaje obedece a la regla 60/30/10. Se dice que el 60% del aprendizaje se obtiene en el puesto de trabajo, en el día a día. El 30% es aprendizaje social, es decir, que lo obtenemos relacionándonos con otras personas, observando, preguntando. El 10% restante es aprendizaje formal mediante métodos establecidos por la empresa: aula, elearning, etc. 

Sin importar el tipo de empresa ni el tamaño del área muchos responsables, mandos y directivos instaurarán técnicas de aprendizaje social en sus equipos. En la era social, el 30% de este aprendizaje se multiplicará y alcanzará el 40%-50% de nuestra forma de adquirir conocimientos.

Podemos observar cinco grandes tipos de comunidades que se crean con el objetivo de fomentar el aprendizaje:

Comunidades de aprendizaje basadas en contenidos formales
Comunidades de aprendizaje basadas en expertos
Comunidades de aprendizaje basadas en la gestión del conocimiento
Comunidades de aprendizaje basadas en la práctica
Comunidades de aprendizaje basadas en compartir información

La organización inteligente se basa en la inteligencia colectiva y se nutre de aprendizaje social. Cada organización debe buscar la forma más eficiente que se produzca ese aprendizaje. Cuanto mejor sistematicemos estas dinámicas, más aprendizaje, más inteligencia y más probabilidades de adaptación a la era digital.

_____

Lo que ya has olvidado sigue ahí 

El personaje de Funes el memorioso, en uno de los mejores cuentos de Jorge Luis Borges, incluido en Ficciones (1944). Esa mente prodigiosa del protagonista del cuento, se ve abrumada por la acumulación de los detalles más nimios. Era capaz de reconstruir un día entero, pero tardaba un día entero en hacerlo. “Lo pensado una sola vez ya no podía borrársele”. 

Parece un don milagroso, pero es una desdicha. Porque Ireneo Funes resulta incapaz de tener ideas generales. Borges concluye: “Pensar es olvidar diferencias, es generalizar, abstraer. En el abarrotado mundo de Funes no había sino detalles, casi inmediatos”.

Los humanos corrientes tendemos más a olvidar que a retener cada detalle. Eso nos permite mantenernos cuerdos, simplificar la complejidad y no sufrir tanto como Funes, que no podía dormir. También olvidamos, consciente o inconscientemente, cosas de nosotros mismos que no queremos retener, y así vamos construyendo un yo en parte real y en parte ficticio.

Tu rastro digital es exhaustivo. En algún rincón del big data están todos los mensajes que intercambiaste, las rutas que seguiste cada día, tus búsquedas, las fotos que te gustaban, tu lista de amigos, tus cookies. Muy pocos se molestan en borrar la huella de su pasado, lo que requeriría tanto tiempo como dedicaron en su día a trastear con el móvil. Confiamos en que en ese océano de datos no rebuscará nadie, nadie más que los algoritmos que sacan rentabilidad de eso. Salvo que te conviertas en una figura pública, claro, y a los trolls les dé por bucear en tus viejos tuits para sacarte los colores. Pero no hace falta ser famoso. En cualquier web o app van contigo no ya tus datos, sino tus metadatos, un perfil que no has escrito tú.

_____

El dato del día: la siniestralidad en el primer trimestre baja un 10% 

Mientras los trabajadores asalariados siguen aumentando moderadamente su siniestralidad (tal como ha estado ocurriendo los últimos cinco años), los autónomos la ven muy disminuida (porque se han incorporado a ellos los que “no tienen accidentes”) y en conjunto la siniestralidad global (la única de la que la estadística informará en el futuro), desciende el 10%.

¿Qué opinas de este artículo? Añadir un comentario nuevo a esta página.

Añadir nuevo comentario